Satisfechos, pero no conformes

El proyecto de Presupuesto 2010 incluye 450 millones de pesos extras para la Provincia, lo que significa un verdadero espaldarazo para las arcas riojanas, aunque no alcanza a completar las aspiraciones del Gobierno de Beder Herrera
El ministro de Economía de la Nación, Amado Boudou dio a conocer finalmente el proyecto de Presupuesto 2010, para lo cual realizó una exposición en la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda para brindar los detalles.

En la oportunidad, el funcionario destacó la buena performance del consumo interno y el empleo durante 2009, a pesar de la crisis internacional, y dijo que estas variables suponen un 2010 "muy distinto" para la Argentina.

En tanto que a lo que a números refiere, el Ministro informó que de los 273.129 millones de pesos que tiene previsto gastar el año próximo el Estado nacional, un 60 por ciento se destinará a Servicios sociales, del que forma parte el ítem Jubilaciones, que se lleva la mitad de ese porcentaje. Casi un 10 por ciento, 26.676,2 millones, irán al pago de la Deuda Pública, mientras que un 7,2 por ciento, casi 20.000 millones de pesos, serán para la "Administración Gubernamental".

Pero más allá de estas cifras puestas a groso modo, lo que resulta realmente importante a nivel local es que el proyecto de Presupuesto 2010 incluye 450 millones de pesos extras para la Provincia -ahora este número debe ser ratificado por el Congreso-, lo que significa un verdadero espaldarazo para las arcas riojanas, aunque en rigor de verdad no alcanza a completar las aspiraciones del Gobierno de Luis Beder Herrera.

Como se recordará, el propio Gobernador se encargó de realizar las gestiones para que en el Presupuesto 2010 se incluyeran 500 millones de pesos para La Rioja.

Ahora, Beder Herrera le pedirá a los diputados y senadores nacionales de la Provincia que, cuando se debata el proyecto de ley, se reclame la inclusión de otros 50 millones, para conformar el total, lo que a la luz de los últimos acontecimientos, no parece descabellado.

No obstante, y ya con la confirmación de los nuevos fondos, la Provincia recupera gran parte del punto de coparticipación federal resignado en 1988, cuando Carlos Menem competía por la Presidencia en la interna del PJ, lo que a plata de hoy, equivaldría a unos 700 u 800 millones de pesos. Es por esto que desde el Gobierno se dejó traslucir satisfacción, pero no conformidad.

En términos de relaciones, es importante destacar que es la primera vez que la Provincia logra que ese dinero extracoparticipable esté incorporado en el Presupuesto nacional, lo que fue considerado por Beder Herrera como "un reconocimiento enorme y muy importante para con La Rioja" y también, aunque no lo diga públicamente, para sus gestiones.

En tanto que al mismo tiempo se destaca una vez más la consolidación del vínculo con Nación, lo que se ve claramente reflejado en un anuncio que trae alivio y permite avizorar un 2010 más "holgado" para el Gobierno provincial, que deberá atender también a una serie de reclamos que cada vez se hacen sentir con más fuerza y desde distintos sectores, en lo que a incrementos salariales respecta.

Pero, números más o números menos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner continúa cumpliendo con las promesas realizadas al Gobernador riojano, lo que no deja de ser también un reconocimiento al alineamiento que mostró la Provincia en relación a las políticas nacionales y el acompañamiento permanente, aún en épocas en que el poder central es blanco permanente de críticas.

Se destaca también, y fundamentalmente, las incansables gestiones de Beder Herrera ante diversos funcionarios nacionales de mayor o menor escala, debiendo sortear por momentos incansables esperas en pasillos para lograr ingresar a algún despacho en el que se pueda aguardar por alguna decisión.

Así es como Beder Herrera, desde su llegada al Gobierno provincial, fue transformando la apatía de Nación hacia la Provincia y su persona misma, en una relación casi "carnal" que comienza a dar sus frutos y que ahora deberá ser convenientemente aprovechada para traer mejoras a todos los riojanos.

Promoción

Precisamente sobre esta base es que Beder Herrera se mostró confiado y entusiasmado también en relación a la posibilidad de extender en la Provincia el régimen de Promoción Industrial, para lo cual continúan las negociaciones entre el primer mandatario local y los ministros Amado Boudou y Débora Giorgi.

No obstante, la propuesta de Beder Herrera está ahora en manos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien evaluará los aspectos técnicos de la instrumentación de la extensión del régimen, la norma por la cual se regirá, las facultades de contralor y otros temas que no modifican la cuestión de fondo ni la firme decisión política del Gobierno nacional de avalar la vigencia de un sistema necesario para una región postergada como lo es La Rioja y como bien lo hizo entender el Gobernador a los funcionarios nacionales.

El objetivo del Gobierno provincial no es sólo extender el régimen de promoción industrial para las empresas que ya están radicadas en La Rioja, y de las cuales dependen alrededor de 10 mil puestos de trabajo, si no también integrar todo lo que se produce en la Provincia con el esfuerzo de la agricultura, por ejemplo, y darle un valor agregado y la posibilidad de industrializar las producciones de aceitunas, tomate o melones, que tienen una excelente calidad para incorporarse a cualquier mercado nacional e internacional, tal como lo destacó el propio Beder Herrera.

Y también, y fundamentalmente, generar la radicación de nuevas empresas, al tiempo que consolidar el polo del cuero con la instalación de industrias manufactureras de cuero y sus derivados, como es el ejemplo de la empresa UNISOL, con la próxima instalación de una nueva fábrica en la localidad de Nonogasta, la quinta en el territorio riojano.

Hacer números

El anuncio de la incorporación de los 450 millones de pesos extra para la Provincia, generó satisfacción en el seno del Gobierno provincial, aunque no conformismo. De hecho, el ministro de Hacienda de La Rioja Ricardo Guerra insistió en la necesidad de incrementar aún más los recursos adicionales, en virtud de que lo anunciado apenas "compensa los fondos coparticipables perdidos".

No obstante, y a pesar de la cautela -obligada y lógica- del ministro Guerra, desde el Gobierno ya se admitió la posibilidad de concretar un incremento en los sueldos de los empleados públicos, a partir de lo que sería el blanqueo de cifras que se liquidan en "negro" y de un aumento al sueldo de bolsillo, que podría alcanzar también a los contratados.

El rumor, que recorrió rápidamente los corrillos de Casa de Gobierno, viene como anillo al dedo, al igual que la confirmación por parte del ministro Boudou en relación a los fondos extra para La Rioja.

Y es que aún cuando no se haya especificado la fecha ni se haya cuantificado el anuncio, el Gobierno provincial iba a enfrentar, en la semana que entra, una serie de medidas de fuerza por parte de los gremios que no se alinean con la política económica que lleva adelante el oficialismo.

En lo particular, el plan de lucha sindical en pos de una mejora en los salarios -que llevan adelante la Central de Gremios y Trabajadores (CGT) que encabeza Fernando Salcedo, el SITRAPP de Carlos Laciar y los municipales capitalinos de Carlos Del Giorno-, plantea el reclamo de un aumento que lleve el sueldo mínimo de bolsillo a 2 mil pesos y el básico a mil.

Asimismo, la aparente posibilidad de concretar un incremento salarial, a partir de que se confirmen en el Congreso los 450 millones extra, sirve para silenciar -al menos por un tiempo- algunas voces opositoras que aseguran que al Gobierno ya no le quedan excusas para mejorar el ingreso de los empleados públicos. No obstante, debería saber la oposición que una decisión de tal magnitud no es soplar y hacer botella, ni es tan sencillo como se puede observar desde afuera.

El Gobierno -que con Beder Herrera sentado sobre la caja siempre se ha caracterizado por un manejo cauteloso y prudente de los fondos- tendrá que afilar el lápiz, hacer números, y recién entonces efectuar el anuncio que, en el mejor de los casos, se prevé para fines de este año.

Comentá la nota