Satisfacción tras haber concretado un nuevo Cruce de Los Andes por la Ruta Sanmartiniana

Acompañado por los intendentes de la Capital, Marcelo Lima y de Calingasta, Robert Garcés, que participaron de esta sexta edición del cruce, el gobernador José Luis Gioja hizo un pormenorizado relato de esta expedición, destacando que este año sumó 170 expedicionarios entre civiles y militares.

El gobernador José Luis Gioja se mostró altamente satisfecho al evaluar las alternativas de este nuevo cruce de la Cordillera de Los Andes siguiendo la ruta sanmartiniana, que por sexta vez realiza desde que asumió su gestión, que cada año arranca mayor participación de funcionarios, entidades de diverso tipo, fundamentalmente históricas y medios de difusión locales y de distintas partes del país, hasta alcanzar, como esta última, 170 expedicionarios, un tercio de civiles y el resto militares argentinos y poco más de una treintena de militares chilenos.

Como adhesión al Bicentenario de la Patria, en esta ocasión, el Cruce fue completo, o sea hasta zonas de territorio chileno, como Las Achupayas, cercano a San Antonio de Putaendo, donde las fuerzas argentinas libraron las primeras escaramuzas: Fue rememorado el momento en que la columna del general Soler, comandados por Bernardo O’Higgins tuvo el primer encuentro con los realistas en lo que se llamó la "Batalla de San Antonio de Putaendo". De acuerdo a lo que expresan los conocedores de la zona, ese lugar representaba parte del camino del Inca. A su vez, se tiene que señalar que Putaendo en los idiomas ancentrales significa "sol grande".

La historia indica que allí se juntaron las columnas de patriotas y con ello reforzaron la presencia del ejército que luego liberó el sur de Sudamérica.

Gioja, acompañado por los intendentes de la Capital, Marcelo Lima y de Calingasta, Robert Garcés, que habían participado de este cruce –como lo habían hecho en otras ocasiones-, hizo un pormenorizado relato de la expedición.

Comentó que "poder hacer este cruce es una emoción y un esfuerzo", aunque subrayó que son "esfuerzos sin medida, cuando lo que uno quiere valorar es la libertad, los principios, la celeste y blanca y la patria latinoamericana que integramos todos".

Reconoció gestos del Ejército Chileno, que "nos atendieron maravillosamente y hasta nos prestaron animales para cruzar la frontera argentino-chilena, ya que a los nuestros no les permiten avanzar debido a la barrera sanitaria para evitar el contagio de la aftosa".

Narró la emoción de llegar a la zona de Las Achupayas, "donde nuestros hombres impusieron su valor, para seguir luego a Putaendo y San Felipe y triunfar en la batalla en Chacabuco".

"Uno cuando hace esto, siguiendo la ruta de San Martín, se agiganta la figura del Padre de la Patria. Uno descubre que hay que ser verdaderamente patriota. Hay que tener un amor muy grande, una convicción muy grande para transitar los senderos que se transitaron, ir por un cajón, buscando huellas, cercanas al río, pero sin transitar sobre él, como lo hicieron aquellos héroes".

Comentó que "cuando San Martín llegó a esta zona llamada Las Tejas, en el cajón de Las Achupayas, le escribe a Pueyrredón y le dice: «hemos ganado», porque había cruzado Los Andes. Y ese era el gran problema: cruzar Los Andes", acotó el gobernador, para dimensionar la proeza de San Martín y consecuentemente la magnitud de este homenaje que año tras año se le tributa al General San Martín.

Comentá la nota