Satisfacción por el diálogo con el campo.

La decisión de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, de entablar conversaciones con los sectores rurales, fue destacada desde el gobierno tucumano como un gesto que ayuda a mitigar los efectos de la crisis financiera internacional.
“Este diálogo es mejor para todos los argentinos. Siempre dije que la situación es grave y, por ende, no es momento para pelear. Lo que ha hecho la Presidenta es importantísimo y llevará tranquilidad a todos", aseguró a la prensa el gobernador José Alperovich.

En la Dirección de Personas Jurídicas, dependencia a la que visitó ayer, el primer mandatario también destacó: "por supuesto que esto también es bueno para la gente de campo, que es sacrificada porque depende de factores inestables como el clima y la variación de los precios internacionales".

Por su parte, el diputado nacional justicialista Gerónimo Vargas Aignasse destacó que "como consecuencia de la importante reunión, el conflicto con el campo ha quedado saldado y se ha resuelto lo relacionado con productos como la leche, el trigo, y con las economías regionales, problemas que tanto preocupaban al sector".

Asimismo, el legislador subrayó que, en relación con el esquema de retenciones móviles, "quedó vigente, precisamente, lo que defendía la gente del campo, porque el gobierno no pudo aplicar la Resolución 125, como consecuencia del voto no positivo de Julio Cobos (en el Senado)".

Vargas Aignasse destacó que "ha quedado en claro la vocación de diálogo del gobierno y de la Presidenta por resolver esta problemática, que demuestra cómo hay que trabajar para afrontar la crisis internacional, que afecta a todos".

Comentá la nota