Satélites para controlar el campo

En una iniciativa de ribetes controvertidos, ARBA avanza en la utilización de información satelital para estimar la producción agropecuaria de los campos de la Provincia. Reparos de la dirigencia rural
El enfrentamiento entre el Gobierno y la dirigencia da para todo. Y por ello toda inciativa que se implemente desde el oficialismo para controlar lo que se produce en el campo está teñida de suspicacias.

En este contexto, desde la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) avanza en la aplicación de la información que emanan desde los satélites con el fin de controlar la actividad agropecuaria, en búsqueda de nichos de evasión. Para ello avanza en la aplicación del denominado Indice Verde, un procedimiento sustentado en "incuestionable información científica sobre el vigor vegetal y determinación de la superficie cosechada de los cultivos de grano". El objetivo es comparar las declaraciones juradas de los productores con los rindes estimados a partir de la información obtenida a través del mapeo satelital.

Es más, ayer se informó oficialmente que, con el objetivo de profundizar la aplicación de este mecanismo, especialistas de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales brindaron un nuevo curso de especialización y asesoramiento técnico a 40 miembros de la Agencia de Recaudación. Concretamente, relevaron el empleo de la tecnología satelital para combatir la evasión y acordaron desarrollar productos específicos orientados a una mejor gestión tributaria.

ARBA puso en práctica este procedimiento en los últimos tres años, lo que le permitió confeccionar un mapeo de las parcelas rurales de la Provincia, con datos precisos sobre la actividad desarrollada en cada una de ellas.

La movida antievasión no cae demasiado bien en la dirigencia rural. En ese sentido, el dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Jorge Solmi, le dijo a Hoy que "más allá de perseguir la evasión, que está muy bien, el Estado provincial no debe estar ausente de lo que la gente necesita. El sector agropecuario está aportando uno 600 millones de pesos anuales a través del impuesto inmobiliario".

Explicó además que "a esto se agregó el aumento del impuesto a los Ingresos Brutos, que el año que viene ascenderá al 3%, lo cual es un exceso que los productores no podrán pagar, ya que la rentabilidad de un campo, en buenas épocas, es de 4 o 5 puntos. Ingresos Brutos es un tributo que lo asume totalmente el productor, no se descarga, como el IVA".

"Me parece muy bien que se intensifiquen los controles fiscales, el Estado no puede estar ausente de eso -expresó el dirigente de la FAA- pero tampoco debe estar ausente de las respuestas que tiene que darle al sector agropecuario", dijo Solmi.

Por su parte, Alfredo Rodes, de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), consideró que "vemos un avance tecnológico, de ahí a tener un conocimiento del rinde de los campos, dista mucho. Y más si se trata de temas que pasan por lo fiscal".

"Nosotros no estamos en desacuerdo con que el fisco tenga esas herramientas. Ahora, de ahí a poder determinar los ingresos de un productor a través de esas imágenes satelitales hay un largo trecho", ya que para Rodes " es muy difícil ponderar del aire los rendimientos de las unidades productivas agropecuarias. Vemos alguna dificultad, aunque puede ayudar a una aproximación el saber el cultivo que está sembrado".

De todas maneras, el dirigente agropecuario consideró que es muy difícil para ARBA "determinar en fino el destino de la producción, ya que una parte de la cosecha puede ser utilizada con otros objetivos, por ejemplo como alimento para el ganado. Mal se puede estimar si eso va a rendir, se va a vender, se va a exportar. Es un error de cálculo".

Esta opinión de Alfredo Rodes se contrapone con la expresada por ARBA, que considera al Indice Verde como "uno de los instrumentos de inteligencia fiscal incorporados por la Provincia en los últimos años, que aporta datos útiles para el fisco como también para los propietarios rurales que arriendan sus campos".

Entre la información que brinda este sistema se destacan las características de la tierra, la composición de los suelos, la existencia de espejos de agua, el relieve, la altura, entre otras; todos datos de suma importancia que le dan valor fiscal a las parcelas rurales.

Ofesiva contra representantes

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) lanzará antes de fin de año un registro para representantes de jugadores de fútbol, mientras avanza en uno similar para las modelos.

El anuncio lo formuló ayer por la tarde el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, que manifestó su confianza en que "antes de fin de año" estará confeccionado el registro de los representantes de fútbol.

En cuanto al tema de las modelos, explicó que "se está trabajando con las organizaciones gremiales" como la Asociación de Modelos Argentina, y que "esa actividad figura como una actividad independiente, pero muchas tienen relación de dependencia".

El reempadronamiento se realizaría en etapas durante 2010 y la captura de los datos descriptos será obligatorio para la inscripción de nuevos contribuyentes. El Gobierno estudia lanzar un programa de reempadronamiento de contribuyentes con número de CUIT para obtener su huella digital, fotografía, firma y scaneo de su documento, según adelantó Echegaray

Comentá la nota