Sarkozy, complicado por una violenta huelga en las Antillas francesas

El presidente francés, presionado por amenazas de huelga en su propio país, debe hacer frente a un posible estallido social en el Caribe galo. Ya hay un muerto
Mientras el mes pasado 2,5 millones de personas tomaron las calles en el marco de una protesta nacional que dejó al país sin transporte, ni educación, ni hospitales, ni correo, la situación para Sarkozy parece no mejorar.

Una huelga general mantiene paralizada desde hace un mes la isla de Guadalupe, en el Caribe francés.

El paro, que se extendió a la vecina isla turística de Martinica, degeneró esta semana disturbios, y un activista sindical se convirtió anoche en la primera víctima mortal desde el comienzo de la huelga, el 20 de enero, al ser muerto de un balazo en Guadalupe, informaron hoy las autoridades.

La víctima, Jacques Bino, de unos 50 años, fue baleado a bordo de su auto por un grupo de jóvenes apostados en un piquete que abrieron fuego contra la policía en Pointe-a-Pitre, la principal cuidad de la isla, dijeron las fuentes.

El primer ministro francés, Francois Fillon, condenó en un comunicado la "violencia extremadamente seria" en Guadalupe, y el ministro del Interior convocó para mañana a una reunión de crisis para tratar la deteriorada situación de seguridad.

El propio Sarkozy tiene previsto reunirse hoy con funcionarios electos de Guadalupe y otros territorios franceses de ultramar para discutir la situación, que fue definida como "caos" por el alcalde de la ciudad isleña de Baie-Mahault, Ary Chalus.

Bandas de jóvenes enmascarados saquearon negocios, destruyeron vidrieras y cortaron calles quemando gomas anoche en Pointe-a-Pitre y al menos otras dos ciudades, y seis policías sufrieron heridas leves en los disturbios, informaron autoridades.

El líder de la coalición de sindicatos y partidos de izquierda que lanzó la huelga, Elie Damota, apeló a la calma pero también acusó a las autoridades francesas de tratar a la isla, uno de sus cuatro departamentos de ultramar, como una "colonia".

"Guadalupe es una colonia porque nunca habrían dejado que esta situación supurara durante tanto tiempo en un departamento de Francia antes de tomar medidas", dijo Damota, líder de la coalición Colectivo Contra la Explotación (LKP, por sus siglas en francés), en declaraciones a la radio privada parisina RTL.

El conflicto expuso divisiones raciales y de clase en la isla, donde la mayoría negra se ve sojuzgada y relegada por la élite blanca, que constituye el uno por ciento de la población pero domina el 90% de los recursos económicos y de producción.

Según una encuesta de la consultora Ipsos difundida este mes, los índices de aprobación popular de Sarkozy cayeron al 36%, su nivel más bajo desde que llegó al poder, en mayo de 2007.

El 57% de la gente desaprueba la forma en que el presidente maneja la crisis, y el 74% cree que las medidas benefician más a unos que a otros.

Comentá la nota