Sarkozy anunció el regreso de Francia al mando militar de la OTAN

Sarkozy anunció el regreso de Francia al mando militar de la OTAN
El presidente francés Nicolas Sarkozy anunció oficialmente el retorno de Francia al mando militar de la OTAN después de 43 años de ausencia, asegurando que París conservará su independencia de Estados Unidos en materia de defensa.
"Ha llegado el momento de poner fin a esta situación, es del interés de Francia y Europa", dijo Sarkozy en un discurso en la Escuela Militar de París.

"Una vez reingresemos, ocuparemos nuestro lugar en los grandes mandos aliados", agregó, "conservando toda nuestra disuasión nuclear independiente".

Francia abandonó la estructura militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1966, bajo la presidencia del general Charles de Gaulle, aunque siguió siendo miembro de la Alianza.

De Gaulle alegó entonces que quería que Francia ejerciese su plena soberanía en materia defensiva.

En los últimos años, los soldados franceses han participado en las principales operaciones internacionales de la OTAN, como las de Bosnia, Kosovo y Afganistán.

"¡Formidable!", ironizó Sarkozy en su discurso, "ponemos en juego la vida de nuestros soldados y no participamos en el diseño de la estrategia".

"Francia será más fuerte e influyente. ¿Por qué? Porque los ausentes siempre se equivocan, porque Francia debe codirigir, más que seguir. Porque tenemos que estar ahí donde se elaboran las decisiones y las normas, más que esperar a que nos las notifiquen", sentenció.

La decisión fue recibida con polémica en Francia. Sus detractores temen que el alineamiento de París con Washington no sea bien visto por Moscú o los países árabes.

La líder de la oposición socialista, Martine Aubry, criticó el "atlantismo convertido en ideología", mientras que el centrista François Bayrou calificaba la decisión de "amputación".

Respondiendo a estas críticas, el jefe de Estado dijo que la autonomía de París no se verá afectada. "El acercamiento a la OTAN conviene a nuestra independencia nacional", sentenció, recordando que Francia conserva una fuerza de "disuasión nuclear independiente".

"Los que pretenden que nuestra independencia está en riesgo engañan a los franceses" e "insultan y sorprenden a nuestros socios europeos, nuestros aliados, dando a entender que no son independientes". Para el jefe de Estado, asegurar que Francia se hubiera visto obligada a participar en la invasión de Irak en 2003 si hubiera sido parte del mando integrado es una "mentira vergonzosa".

Los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores, Hervé Morin y Bernard Kouchner, también descartaron que París pierda influencia.

"Participamos cuando queremos, con el nivel de fuerzas que queremos", dijo Morin. "Nuestra participación (...) permitirá aumentar nuestra influencia y fortalecer el punto de vista europeo en la Alianza", sostuvo Kouchner.

La OTAN aplaudió el anuncio: "saludo calurosamente la decisión del presidente francés", dijo el secretario general de la organización, Jaap de Hoop Scheffer, en un comunicado.

"Es algo bueno para la defensa en el mundo", dijo el primer ministro británico, Gordon Brown.

Comentá la nota