Sarko insistirá con la tregua

Sarko insistirá con la tregua
Tzipi Livni dijo que “llegado el momento” Israel decidiría poner término a las operaciones militares contra Hamas en la Franja de Gaza. Y declaró que la situación allí “está como debe ser”. Nicolas Sarkozy emprende una gira por Medio Oriente.
Sin garantía de éxito y tras un encuentro en la capital francesa con la ministra israelí de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, el presidente francés partirá a principios de la semana hacia Medio Oriente con la meta de obtener una tregua entre Israel y el movimiento radical palestino Hamas. A juzgar por las declaraciones de la jefa de la diplomacia Israelí, el contexto no parece favorable para ese objetivo. Livni dijo en París que “llegado el momento” Israel decidiría poner término a las operaciones militares contra Hamas en la Franja de Gaza. La jefa de la diplomacia israelí dio muestras de cierto cinismo cuando comentó la situación humanitaria dentro de Gaza. Según dijo, la situación “está como debe ser”. Tzipi Livni rehusó en todo momento hablar de tregua. La ministra aclaró que la “decisión sobre el alcance de los objetivos fijados se hará según las evaluaciones cotidianas” y agregó que, antes de decidir el fin de la ofensiva, el gobierno deberá tener la convicción de que Hamas “entendió que basta quiere decir basta”. Sólo reconoció que Israel “distingue” la “guerra contra el terrorismo, contra Hamas, con la población civil”.

Una anécdota marcó la estadía parisiense de la ministra israelí. En el momento en que Livni ingresaba en la presidencia francesa, el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí difundió un comunicado en donde se rechazaba el pedido del canciller francés, Bernard Kouchner, para que se estableciera una tregua humanitaria de 48 horas: “No hay crisis humanitaria en la Franja de Gaza y, por consiguiente, no hay necesidad alguna de una tregua humanitaria”. Cabe recordar, con todo, que Gaza vive asfixiada hace varios años a raíz del bloqueo israelí y las continuas provocaciones de Hamas con los disparos de cohetes hacia territorio israelí.

Es en este contexto casi bloqueado que Sarkozy emprende este lunes y martes una gira por Medio Oriente para abrir una brecha y explorar las condiciones de un alto el fuego. Pese a la adversidad, la presidencia francesa estima que el momento es adecuado. Fuentes presidenciales comentan que, de aquí al lunes, la operación militar israelí habrá producido todos los efectos necesarios y que, por consiguiente, a partir de ese momento la acción diplomática se tornará necesaria. Francia trabaja con una conjetura que apunta a evitar lo que ocurrió en 2006 con la guerra del Líbano. Según París, la realización de buena parte de los objetivos militares puede desembocar en una situación de estancamiento o de escalada como ocurrió en 2006 con la ofensiva israelí contra el grupo fundamentalista Hezbolá. “El momento para buscar una salida a la crisis habrá llegado entonces”, argumenta la presidencia francesa. Nicolas Sarkozy viajará primero a Egipto, donde se encontrará con el presidente egipcio Hosni Mubarak. El Cairo ha sabido desempeñar en varias ocasiones un papel de mediador útil entre Israel y Hamas. La escala egipcia de Sarkozy tiene también un contenido estratégico. París trabaja con dos metas: que Egipto ocupe “el centro” de la solución a la crisis actual, y evitar que Hamas salga reforzado y que obtenga una victoria diplomática que no incluya a Egipto sino a otros interlocutores como Irán o Siria. La presidencia francesa considera que Egipto “es un ejemplo de moderación en la región” y que es un deber “apoyarlo”. El segundo interlocutor con quien se encontrará Nicolás Sarkozy es el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que quedó marginado por la ofensiva israelí en Gaza. Sarkozy se verá luego con el primer ministro Israelí, Ehud Olmert, y luego viajará a Siria para entrevistarse con el presidente Bachar Al-Asad. No es un secreto para nadie que Al-Asad tiene influencia dentro de Hamas. El jefe del buró político de Hamas, Khaled Mechaal, vive actualmente en la capital Siria. Por último, Sarkozy irá a Beirut, donde verá a los principales responsables libaneses.

Comentá la nota