Sarko creará una escuela para espías

El presidente Nicolas Sarkozy va a crear una "escuela para espías" cuyo rol principal será desalentar a los jefes de Inteligencia franceses de espiarse y luchar entre ellos. El jefe principal de la "nueva inteligencia" probablemente sea nombrado en los próximos días. Según Le Monde, será una mujer sin ninguna experiencia previa de espionaje. Actualmente es una importante figura en las Grandes Ecoles, o elite de colegios franceses de nivel universitario.
La tarea de la escuela de espionaje no será enseñar a los aspirantes a James Bond o Mata Hari cómo esconder micrófonos o elegir gotas para escribir mensajes invisibles o asesinar a los opositores con paraguas envenenados (o baguettes tóxicas). La escuela –que estará ubicada en L’Ecole Militaire, cerca de la Tour Eiffel– admitirá sólo importantes jefes espías. Será, en efecto, una "academia de personal" de espionaje cuyo rol principal será forjar una única cultura y un espíritu de cuerpo del complejo, y a menudo antagónico, mundo del espionaje francés.

La inteligencia francesa y las agencias de seguridad han sido acusadas a menudo de luchar entre sí tanto como contra los enemigos de Francia. Sus jefes a veces han estado asociados con figuras o facciones políticas internas y ocasionalmente han sido peones en un juego de poder.

El presidente Sarkozy –que cree que fue víctima de tales prácticas durante su ascenso al poder– está determinado a crear una única "comunidad de inteligencia" francesa, basado en el modelo de Estados Unidos. Su plan para un equivalente francés del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos –el Conseil de Défense et de Sécurité Nationales (CDSN)– cobró forma con un decreto oficial en la víspera de Navidad. El CDSN tendrá un brazo de Inteligencia, uniendo a los jefes de las seis agencias de espionaje y seguridad francesas, el Conseil National de Renseignement o CNR. El presidente de ambos cuerpos será el presidente Sarkozy.

También habrá, por primera vez, un "coordinador de inteligencia nacional", Bernard Bajolet, de 60 años, cuya tarea será asegurar que la media docena de agencias de Inteligencia y seguridad cooperen unas con otras. La nueva academia de espionaje será creada en los próximos seis meses con el mismo objetivo, según Le Monde. Su tarea será instruir a jefes espías en las éticas y limitaciones legales de inteligencia y contrainteligencia.

Comentá la nota