Sardiña niega que desde el municipio se realicen campañas de exterminio de animales

El presidente de una asociación proteccionista de animales de Tres Arroyos se hizo eco de las denuncias de vecinos (que acusaban a autoridades locales de hacer desaparecer y envenenar perros en la vía pública) e informó de ello mediante un correo electrónico. El funcionario local desmintió la acusación.
En la edición del pasado jueves se hizo referencia en un artículo sobre el correo electrónico que enviara a este diario el presidente de la Asociación para la Protección de los Animales de Tres Arroyos, médico cirujano José Luis Rodríguez, haciéndose eco de denuncias de vecinos bolivaren-ses sobre el presunto accionar de las autoridades locales respecto a los perros de la calle. En dicho mail, el proteccionista advertía sobre denuncias de bolivarenses sobre la desa-parición y envenenamiento (mediante el empleo de estricnina, un tóxico altamente nocivo y peligroso incluso para la salud humana) de animales que viven en la vía pública, acciones éstas ejecutadas, según sus dichos, por funcionarios municipales.

Adalberto Sardiña, director de Bromatalogía, área relacionada con la temática por ser ésta del orden de la sanidad animal y salubridad pública, negó terminantemente las acusaciones. "Esto no es cierto, es (la denuncia) infundado. Nadie de las esferas oficiales, ningún integrante de la Municipalidad de Bolívar, ha hecho o hace uso de ningún tipo de veneno para el sacrificio de animales porque no corresponde que así sea", enfatizó el médico veterinario.

"Hace un mes aproximadamente sí tuvimos la visita de una unidad de rescate de perros de la localidad de Avellaneda, compuesta por empleados del gobierno de la provincia de Buenos Aires. La unidad vino a instancia nuestra debido a la gran cantidad de denuncias que recibimos sobre mordedu-ras y distintas quejas que tenemos de parte de los vecinos sobre la enorme cantidad de animales en la vía pública. Esta unidad, que recorre periódicamente distintos municipios de la Provincia, sacó de la calle entre 40 a 50 perros los cuáles fueron llevados a las instalaciones de SAPAB, previa autorización de parte de la entidad proteccionista local", explicó Sar-diña. "Hubo 10 ó 15 perros que no sabemos que pasó; supuestamente los habría llevado esta unidad pero no aparecieron en SAPAB. Por estos días se dio también la aparición de perros muertos, cosa que nos comentaron los vecinos, y se relacionó todo. Pero desde la Municipalidad de Bolívar no se hizo este tipo de campaña de exterminio de animales", aclaró.

Sardiña sentó postura y marcó antecedentes sobre la visión oficial sobre este tipo de prácticas de control animal. "En los años '95-'96, cuando era concejal, presenté un proyecto cuya copia está en el Concejo Deliberante para la castración de perros. En él sugería un convenio con la Universidad de Tandil (allí se emplaza la Facultad de Ciencias Veterinarias) y hacía mención que en los Estados Unidos ya se mostraban estadísticas que evidenciaban la efectividad de la castración por sobre la aplicación de la eutanasia. En ese entonces estaba permitido por ley la aplicación de la eutanasia, para la profilaxis contra la rabia", detalló.

El funcionario contó que tiempo después y con el objetivo de organizar nuevas campañas de castración canina tomó contacto con el proteccionista tresarroyense (Rodríguez), quien le remitió varias direcciones de profesionales que se dedicaban a ello. "En aquel momento nos contactamos con un equipo, que venía de Buenos Aires, y ellos realizaron cinco o seis operativos, que resultaron bastante exitosos. Después se hizo convenio con veterinarios locales y ellos llevaron adelante las últimas dos castraciones. En estos días estamos organizando las campañas a realizar este año, lo cual tiene un costo importante para el municipio", marcó.

El veterinario sostuvo que desde la comuna se trata de hacer todo lo posible sobre el control de animales en función del presupuesto. "A veces, y esto ocurre a nivel país, entre darle prioridades a otro tipo de problemáticas sociales y destinar fondos a la castración canina, la elección es bastante simple. En Bolívar, manteniendo las prioridades que tiene que mantener un municipio, se continúa con las castraciones", remarcó. "No es fácil caminar en una línea media de los fundamentalistas que dicen que hay que matar a todos los animales y los fundamentalistas que dicen que los animales deben vivir mejor que las personas. A los fundamentalismos hay que dejarlos de lado", resaltó.

Luego de publicada la denuncia de Rodríguez, Sardiña fue entrevistado por un medio radial local donde expresó, entre otras cosas, que la estricnina ya no se vendía y que quiénes habían dicho eso estaban equivocados (en rigor, usó otra terminología, fiel a su estilo, lo que ocasionó una nueva andanada de mails a nuestra Redacción). Sus dichos fueron replicados por el mismo Rodríguez y por una sucesión de proteccionistas que tomaron partido, diferenciándose de los dichos del funcionario y hasta comparando las prácticas de exterminio animal con las efectuadas durante el Proceso de Reorganización Nacional pero con personas. Sardiña opinó sobre ello. "No entiendo las agresiones fuertes y duras sobre mi persona, que se compare esto con la época de la dictadura militar y las prácticas aberrantes que se realizaban. Creo que esta gente (quienes así opinan) ve esta problemática por una página de Internet, yo veo la vida en directo", expresó. Y opinó que el presidente de la asociación proteccionista tresarroyense debió comunicarse primero con las autoridades de Bolívar y consultarlas al respecto antes de enviar una cadena de correos electrónicos. "Es muy fácil hacer una denuncia pública, en este país las palabras no tienen costo y por eso cualquiera dice cualquier barbaridad. Pero hay que demostrar los hechos, no sólo hablar", expresó.

Consultado sobre si la Dirección a su cargo recibió denuncias de parte de vecinos sobre el envenenamiento de animales, el funcionario dijo haber recepcionado inquietudes pero no denuncias oficiales. "No hemos recibido denuncias orgánicas. Yo he dicho que ese tipo de denuncias se deben hacer en otros ámbitos, no en el Municipio. En la Dirección podemos recibir denuncias sobre cuestiones de higiene en comercios de expendio de comidas pero lo relativo al control de la población no es nuestra función específica si bien nos ocupamos de los perros mordedores y de las campañas antirrábicas. Nosotros no tenemos una estructura para ocuparnos de la problemática de los perros en la vía pública", manifestó. Y apeló a la responsabilidad de los ciudadanos sobre sus animales, "en la concientización de todos está la clave", concluyó.

Comentá la nota