Saqueo en supermercado chino de San Fernando

LaNoticiaWeb registró en imágenes el asalto a una despensa en Virreyes Oeste que fue totalmente saqueada. La policía fue recibida a piedrazos y sobrepasada por la multitud de gente reunida en la Avenida Avellaneda al 5600.

Alrededor de trescientas personas se agolparon frente al supermercado chino “Xing” de la Avenida Avellaneda al 5600, en Virreyes Oeste, y comenzaron a forzar la entrada que permanecía cerrada. Un grupo de jóvenes logró ingresar y tirar mercadería desde el interior. Afuera se disputaban los productos que caían desde una ventana. En carretas, changuitos y autos particulares, este cronista pudo observar como se llevaban todo tipo de mercadería: aceite, azúcar, papel higiénico, arroz, fideos, gaseosas, y sobre todo, bebidas alcohólicas.

Uno de los dueños de la despensa intentó defender el local desde una terraza lanzando macetas y botellas de vidrio. Fue inmediatamente repelido a piedrazos por el grupo de jóvenes más radicalizado. Algunos de ellos eran repudiados por sus propios vecinos al grito de “¡ustedes no tienen hambre, vayan a laburar!”. Lo cierto es que de la multitud que se acercó a esta altura de la Avenida, una gran parte eran vecinos curiosos que no participaban del saqueo. Este cronista pudo constatar al menos un hombre identificado con el gremio de Camioneros que portaba una remera con la leyenda “Moyano Conducción”.

Cerca de las dos del mediodía se acercó por primera vez un patrullero de la Policía Bonaerense que fue recibido con piedras. Los agentes policiales dispararon algunos escopetazos al aire y provocaron una desbandada masiva. La tranquilidad duró apenas cinco minutos, ya que momentos después medio centenar de jóvenes volvieron a cargar con piedras contra el móvil policial que se tuvo que retirar. Con la zona nuevamente liberada, algunos atacaron un auto de alta gama que permanecía vacío y estacionado en la esquina, destruyéndolo y robándole todas sus partes de valor. Las patrullas de Protección Ciudadana municipal rondaban la zona pero no intervenían.

Pasadas las tres de la tarde algunos jóvenes todavía robaban mercadería, en tanto se acercó un nuevo móvil policial. A una prudente distancia uno de los policías mantuvo conversaciones con referentes del barrio y vecinos que le pidieron prudencia para dispersar a los violentos, ya que había muchos niños y mujeres presentes.

MÁS NOTÍCIAS SOBRE
X
Click en "Me gusta" para tener la información importante en tu muro