Saquearon lo poco que quedaba de la delegación municipal

Vándalos robaron ventanas, calefactores, el termotanque y todo lo que había. En el edificio funcionaba el Plan Comer en Casa y se dictaban talleres.
En un par de horas y luego de un trabajo paciente y minucioso, el edificio municipal del barrio Confluencia Rural donde funcionaba el plan Comer en Casa quedó en ruinas.

Un grupo de vándalos se ocupó de robar lo poco que le quedaba al edificio, que ya había sido blanco de los ataques durante los episodios de violencia que se vivieron cuando la Policía intentó impedir la consolidación de la toma.

El termotanque, los calefactores, la mesada, las ventanas y todo tipo de materiales fue robado con total impunidad, en las últimas horas del martes y la madrugada de este miércoles.

Ningún vecino hizo la denuncia, pese a que se escuchaban los martillazos y los ruidos de la demolición. Algunos testigos aseguran en voz baja que los materiales fueron a parar a la toma que se encuentra pocos metros abajo. Pero nadie se anima a denunciarlo por temor a represalias.

“Es una mezcla de bronca e impotencia”, dijo a LU5 Antonio De Souza, secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, al relatar lo sucedido.

El funcionario explicó que en ese lugar además de entregarse los tickets del plan, funcionaban varios talleres para capacitar a los vecinos del barrio.

A partir de ahora, todas esas actividades dejarán de funcionar. Los tickets serán entregados en la dependencia municipal de Provincias Unidas.

“Es algo insólito e inexplicable”, indicó De Souza. Dijo que los únicos perjudicados son los vecinos porque el daño económico no es muy grande. “Destrozaron y robaron todo lo que había dentro del edificio que estaba impecable”, se lamentó.

El secretario confirmó que los rumores de la gente indican que fueron los usurpadores los que cometieron ese acto de vandalismo, pero no hay mucho para hacer.

“La Policía no puede entrar en la toma porque sería echar leña al fuego”, indicó. No obstante, De Souza aseguró que parte de lo robado la última vez fue recuperado gracias a una denuncia anónima que indicaba dónde se habían guardado las computadoras robadas.

Comentá la nota