Sapag pide permiso para endeudarse con fines productivos

Presentó dos proyectos de ley para requerir la autorización legislativa a dos créditos: uno, del Banco Mundial, para proyectos productivos que administra el ministerio de Desarrollo Territorial, es el más importante: 110 millones de dólares.
El gobierno de Jorge Sapag presentó en la Legislatura dos pedidos de autorización para tomar créditos, por un total de poco más de 115 millones de dólares, y justificó este nuevo endeudamiento en el destino que se le dará a estos fondos que se tramitarán ante el gobierno nacional, con asistencia internacional, en fortalecer diversos planes productivos agroindustriales.

La deuda más importante se tomaría con el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), que es instrumentado a nivel nacional por la secretaría de Agricultura. El dinero es ofrecido por el Banco Mundial, hasta un total de 110 millones de dólares.

El período de amortización de los créditos es de 25 años, con un plazo de gracia de 5 años, con una tasa de interés ajustable que "fluctúa entre el 4,85 y el 15% anual", según se informa en los fundamentos del proyecto de ley de autorización presentado por Sapag.

La ley provincial 2190 fija un límite de 40 millones de dólares de endeudamiento para proyectos PROSAP, y este es el motivo por el cual el Ejecutivo requiere la aprobación legislativa. La autoridad de aplicación para el crédito será el ministerio de Desarrollo Territorial (*).

En proyecto aparte, Sapag pide también autorización legislativa para pedir un préstamo subsidiario de hasta 5, 2 millones de dólares, en el contexto del Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia (PRODERPA).

La garantía será brindada por los fondos que recibe la provincia en concepto de coparticipación federa de impuestos, ya que el crédito se obtendrá a través de un convenio subsidiario con Nación.

La mecánica crediticia prevé un plazo de amortización de 14 años, con un período de gracia de cuatro años. En los fundamentos se explica que el proyecto se financiará con aportes del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el gobierno nacional, las provincias de Chubut, Neuquén, Río Negro y Santa Cruz, y los beneficiarios.

Es un programa acordado entre el gobierno nacional y el FIDA que está dirigido a los pequeños productores agropecuarios y sus familias; las comunidades aborígenes; la población rural no agropecuaria y los jóvenes rurales mayores de 14 años.

(*) El siguiente es el detalle informado por el gobierno:

El fortalecimiento de la capacidad institucional de programación de programas agropecuarios por 432 mil dólares –18 mil de contraparte-; Sistema integrado de información agropecuario, por 317 mil dólares –85 mil de contraparte- ; Rehabilitación del área de riego en Colonia Centenario por 9,5 millones de dólares –1,8 de contraparte- y Electrificación rural I que comprende los departamentos de Minas, Loncopué, Picunches, Huiliches y Catan Lil en etapa final, por 4,8 millones –1,8 de contraparte-.

En formulación se encuentra el proyecto de desarrollo productivo del área del canal de Añelo, de índole forestal y de fruticultura, por un monto de 6,6 millones de dólares –1,3 de contrapartida-. Comprende un área de 4700 hectáreas, 98 beneficiarios directos y un año de ejecución. El desarrollo incluye el suministro de energía para riego presurizado y apoyo técnico y comercial; en obras de electricidad se harán una prolongación de más de 6 kilómetros de la LMT de 33 KV y la instalación de líneas de media tensión de 13,2 kV; subestaciones transformadoras y líneas de baja tensión en todo el sector 4 de Añelo.

Para fortalecimiento institucional en la programación de desarrollo agropecuario del ministerio se afectarán 1,2 millones para un lapso de 24 meses. Con destino a la ganadería en áreas con electrificación rural se destinarán 24 millones de dólares –4,8 de contraparte-. El objetivo pasa por crear infraestructura básica de servicios, consolidar asentamientos de población y completar el circuito comercial de las carnes con infraestructura de mataderos permitiendo la habilitación de tránsito federal y exportación de productos. Para obras de caminos, modernización de viveros y promoción forestal se invertirán 23 millones de dólares –4,6 de contraparte.

Con el interés de modernizar el sistema de riego de San Patricio del Chañar el proyecto es de 27 millones de dólares; abracará 8600 hectáreas, 11 productores frutícolas, 10 vitivinícolas y más de 1300 beneficiarios directos. La obra incluye dos canales unificados de 46 kilómetros en total y un plazo de 20 meses. Para el área ganadera se aplicará un proyecto de lineamientos técnicos que beneficia a 5500 productores en aspectos como la construcción de una red de mataderos; la venta asociativa estacional de cordero y chivito; la incorporación de carnes silvestres –cérvidos- a los mercados, entre otros. La inversión asciende a 16 millones de dólares –3,2 de contrapartida- y se ejecutará en 36 meses.

El sistema provincial de Manejo de Fuego tendrá 4,1 millones de dólares para prevención y supresión de incendios forestales. Comprende a más de 100 mil pobladores rurales, 47 mil hectáreas de coníferas, 537 mil hectáreas de bosques naturales. Con destino a la modernización del riego en Santo Tomás, Taquimilán y El Huecú se aplicará un proyecto de 4,8 millones de dólares. Tiene 150 beneficiarios directos y un área total de 560 hectáreas, con una ejecución de 36 meses. Para la fruti-horticultura en el Valle Inferior del Río Limay se mejorarán los sistemas de riego; se promoverá la autogestión; nuevas tecnologías de cultivo, comercialización de productos y asociativismo. Comprende a casi 500 predios y un área de 7800 hectáreas.

Comentá la nota