Sapag paga deuda "nueva" con bonos

El gobierno neuquino utilizará Tiprodeu para pagar deudas originadas en su gestión. Hasta ahora, los había utilizado para pagar deudas de la gestión de Sobisch. Pagará casi 100 millones de pesos.
El gobernador Jorge Sapag requirió autorización a la Legislatura para destinar 96,8 millones de pesos en Títulos Provinciales de Cancelación de Deuda (Tiprodeu) al pago de deudas con acreedores del Estado, contraídas después del 10 de diciembre de 2007.

La emisión de los bonos había sido autorizada por la Legislatura a través de la ley Nº 2575, por un monto de hasta 150 millones de pesos, destinados a atender las deudas con acreedores originadas en la anterior gestión de gobierno. Ahora, se aplicarán también a deuda tomada por el actual gobierno.

Del total del monto autorizado, se emitieron títulos por 53,2 millones. Con el margen restante, el Ejecutivo apunta a "tomar las medidas necesarias para asegurar los servicios básicos y brindar respuesta a los reclamos de pago de los acreedores del Estado provincial".

Los títulos podrán ser utilizados para cancelar deudas impositivas ante la Dirección Provincial de Rentas, créditos en dinero y préstamos dinerarios. La iniciativa establece que el gobierno provincial podrá utilizarlos para cancelar las obligaciones de coparticipación con los municipios que se devenguen hasta el 31 de agosto del corriente año. El proyecto invita a los municipios a adherir a la norma.

El proyecto también incorpora los préstamos dinerarios del sector provincial no financiero, incluso los derivados de la venta de bienes del Estado, como concepto de aceptación. Para ello propone modificaciones al inciso 1 del artículo 4º de la ley que además, otorgan facultades al Ejecutivo para determinar los conceptos, condiciones, el porcentaje y períodos adeudados al cual podrán aplicarse los valores.

Los fundamentos enfatizan la situación de las finanzas públicas provinciales, calificada como "crítica", y explican que uno de los objetivos es lograr una mayor aceptación del Tiprodeu por parte del propio Estado.

Comentá la nota