Sapag instó a preservar la paz social.

Negó la posibilidad de aumentar salarios y dio a conocer el Presupuesto 2009, que será de $5.140 millones. De ese monto, $3.205 se destinarán a sueldos.
Al dejar inaugurado ayer el XXXVIII período de sesiones ordinarias de la Legislatura, el gobernador Jorge Sapag instó al diálogo para preservar la paz social, presentó los números globales del Presupuesto 2009, que prevé ingresos por 5.140 millones de pesos, y negó cualquier posibilidad de aumento salarial, en referencia a la solicitud del gremio docente ATEN de un incremento en los haberes del 45 por ciento.

El mandatario provincial realizó un balance de lo que fue su primer año de gobierno, anunció las obras que en materia de viviendas, salud, educación, energía y agua se iniciarán o se terminarán de ejecutar este año y mencionó los proyectos que ya fueron remitidos a la Legislatura, además de aquellos que enviará en el corto plazo para su aprobación.

Algunas de las iniciativas que destacó fueron: la Ley Orgánica de Municipalidades y de Comisiones de Fomento, la de creación del control de ingreso a la provincia de productos alimenticios; el proyecto de ley de ingreso a la Administración Pública por concurso público, el de aprobación del Programa de Desarrollo Productivo y Turístico de la Provincia, el de Responsabilidad Fiscal y la Expropiación con Avenimiento de Créditos Privilegiados en la quiebra de Zanon, entre otros. También indicó que está avanzado el proyecto de asistencia financiera 2009 para encauzar parte de la deuda pública provincial, monto que se está acordando con Nación.

Sapag arribó al recinto de la Legislatura pasadas las 9, acompañado por una comisión de recepción conformada por diputados de los diferentes bloques, e inició su discurso haciendo hincapié en la necesidad de profundizar la democracia, tomando como referencia los principios de la Revolución de Mayo a poco más de un año del Bicentenario

Elogió, además, el trabajo legislativo durante 2008 y el consenso logrado entre los diferentes bloques partidarios que permitieron la aprobación por unanimidad del 85 por ciento de los proyectos tratados por la Cámara provincial. Y mencionó la labor realizada por los legisladores nacionales. “Ellos se han convertido en una herramienta fundamental de nexo y coordinación entre el gobierno provincial y el gobierno nacional”, sostuvo.

Tesorería en rojo

El gobernador puntualizó sobre la cantidad de empleados públicos que tiene la provincia, calculados en 48.000, de los cuales 46.000 están en la órbita del Poder Ejecutivo, con 19.000 docentes y 27.000 que corresponden al resto de la administración pública. Precisó que a eso se suman 15.000 empleados municipales y de comisiones de fomento en todo el territorio neuquino. Dijo que esta masa salarial, sumada a los gastos de funcionamiento del Estado, ha generado que la Tesorería se encuentre en rojo y con obligaciones a pagar pendientes de 2008.

Informó que la Ley de Presupuesto 2009, que será presentada hoy en la Legislatura, va a tener “recursos normales o habituales”, en el orden de los 5.140 millones de pesos, compuesto por 1.100 millones de impuestos provinciales, 1.400 de coparticipación federal de impuestos, 1.640 de regalías, 300 de empresas públicas y 700 millones de otros ingresos, lo que arroja algo más de 300 millones de pesos por arriba de los ingresos establecidos en el Presupuesto 2008.

El gobernador no incluyó en estos números lo que la provincia percibirá producto de la renegociación de las concesiones hidrocarburíferas ($820 millones de pesos), dado que por ley esos recursos serán destinados a obras de infraestructura y de equipamiento y no a gastos corrientes.

En este contexto, la masa salarial para los tres poderes del Estado será de 3.205 millones de pesos, con el siguiente desglose: Consejo Provincial de Educación ($1.400 millones), Salud ($470), Policía ($370) y el resto se reparte en organismos descentralizados.

Imposibilidad de aumentos

Sapag indicó que la situación “es preocupante” porque los ingresos se han estabilizado producto de la crisis global y que esos índices no son “cuestiones opinables”, dado que están probados y se pueden constatar a través de la información que posee la Tesorería, la Contaduría General y el Tribunal de Cuentas de la provincia.

“Por supuesto que existe el legítimo derecho de peticionar a las autoridades, y existe el legítimo derecho de querer ganar más por el trabajo que uno presta. Pero también tenemos que analizar que los recursos que administramos como gobierno no son del gobierno, son del conjunto de la sociedad”, afirmó.

Con relación a esto, Sapag dirigió su mensaje a los dirigentes sindicales, reconoció el derecho de huelga consagrado en las constituciones provincial y nacional, pero dijo que eso debe ser ejercido con seriedad y prudencia. “No hay ninguna posibilidad que la provincia del Neuquén dé una respuesta positiva a un pedido de aumento salarial, y mucho menos del orden de las magnitudes que se han hablado. En realidad, hoy la provincia del Neuquén, al no poder cumplir con obligaciones de 2008, tiene que, primero, equilibrar sus cuentas, ver que la situación se modifique y cambie, y luego constituir comisiones salariales, paritarias, discutir los salarios, pero en función de datos muy concretos de ingresos”, dijo y advirtió: “La escuela y el hospital público tienen que estar abiertos. No se pueden cerrar las puertas, pero no porque lo diga el Gobierno, sino porque estamos negando ese derecho fundamental a la educación a nuestros niños, a nuestros jóvenes, a los adultos, y ni qué hablar del derecho a la salud en el hospital público”.

Pidió que las discusiones que se tengan que dar entre dirigentes sindicales y el gobierno provincial se realicen con “el presupuesto en la mano”, pero que no se afecte el “derecho fundamental a la educación”.

Recordó que en noviembre de 2008 el Ejecutivo provincial, junto a los intendentes de la provincia y los presidentes de las comisiones de fomento, resolvieron “defender una situación de paz, de diálogo y de convivencia social llamando a la amistad social entre todos los neuquinos, estableciendo al mismo tiempo que la política salarial de la provincia y de los municipios debía ser articulada”, y que se decidió no otorgar aumentos ni incorporar personal a la administración pública hasta que no cambien las condiciones económicas. Además dijo que lo mismo se acordó la semana pasada con los gobernadores patagónicos.

Al finalizar su discurso, Sapag hizo un homenaje a los pioneros neuquinos y particularizó en un maestro que ya enseñaba a los 20 años: Temístocles Figueroa. “No solamente fue maestro debajo de los álamos cuando no había escuelas, sino que ayudó a construir la escuela, en los álamos que enseñaba en su querido Huinganco”, destacó el gobernador, y sentenció: “No digo que debemos volver a esos tiempos, todo lo contrario. Los avances científicos y tecnológicos no lo permitirían. Pero sí quiero volver a esa mística y vocación de enfrentar los problemas con coraje y con valores que hoy necesitamos más que nunca”.

En ese contexto dio como ejemplo también a Desideria Landestoy, primera maestra neuquina, oriunda de Chos Malal, y a dos docentes de la actualidad como Horacio Peralta del paraje Lileo, y Walter Ariel Martín, director de la EPET 4 de Junín de los Andes.

Sapag, Cristina y el camino de la prudencia

La buena relación que el gobernador Jorge Sapag entabló con el gobierno nacional desde el inicio de su mandato no se refleja sólo en la posibilidad de obtener fondos o el aval de la administración central para la concreción de obras en la provincia. Tampoco se agota en declaraciones de apoyo a la política llevada adelante por la presidenta Cristina Fernández, como la suscripta la semana pasada por el propio Sapag y la totalidad de los gobernadores patagónicos. Hay otro aspecto de esta buena relación que tiene que ver con una forma de sobrellevar los problemas, en este caso agudizados por una crisis que no reconoce fronteras. Y esa forma está relacionada con el pedido de prudencia y el salvaguardar las instituciones y el sistema democrático. El gobernador inició su discurso haciendo alusión a esto y la Presidenta hizo lo propio, sin dejar de recordar “las experiencias nefastas” que se sucedieron en el país por el no respeto a la institucionalidad. Los ejes de conflicto que cada administración enfrenta son distintos, pero la manera de resolverlos intenta ser análoga.

Se pavimentará la Ruta 17

En el reconocimiento que realizó a los distintos organismos por su tarea en 2008, Sapag hizo una mención especial a la Dirección Provincial de Vialidad. Comentó que, desde ese organismo, se trabaja en la autovía de circunvalación de Neuquén, de unos 25 kilómetros, y aclaró que, de ese endeudamiento, el año pasado se pagaron 30 millones de dólares y que en 2009 se van a cancelar cuotas “por otros 36 o 37 millones de dólares”.

Recordó que se está terminando la pavimentación de la Ruta de los Siete Lagos, así como la repavimentación de la Ruta Nacional 40, entre Río Salado y Chos Malal.

Y remarcó que, con financiamiento del Banco Mundial, se iniciará la repavimentación de la Ruta Provincial Nº 17 entre Añelo, Plaza Huincul y Picún Leufú, en 179 kilómetros de traza.

Comentá la nota