Sapag disfrutó el triunfo y reafirmó su proyecto.

La celebración del triunfo de la Lista Azul incluyó un mensaje directo a Sobisch: Sapag lo responsabilizó de haber pretendido acotar su espacio de poder como gobernador. "No podíamos permitir que los dirigentes de la Lista Blanca ganaran esta elección", dijo.
El gobernador Jorge Sapag proclamó, en medio del fervor de los festejos por el triunfo de la Lista Azul en la interna del MPN, su alegría por lo que entendió como un fuerte respaldo a su gestión, ante lo que describió como un intento de limar su gobierno de parte de "algunos dirigentes de la Lista Blanca que están equivocados".

Subido a un camión que ofició de palco frente a la Casa de Gobierno, sobre la calle Roca, y en medio de cánticos de tribuna dedicados al ex gobernador Jorge Sobisch, el actual mandatario destacó que se había realizado una interna innecesaria, porque se la había provocado como "competencia al poder del gobierno del MPN" desde el mismo partido. "Por eso nos pintamos la cara de Azul, por eso no podíamos permitir que los dirigentes de la Lista Blanca ganaran esta elección", dijo.

"No podíamos permitir que los dirigentes de la lista blanca nos ganaran esta elección. Pero ya se terminó…les tocó perder…que sigan participando", enfatizó un enfervorizado Sapag, que además no olvidó destacar que se había ganado "con el pecho caliente", en otra alusión directa al menoscabo de su propia personalidad que se ha hecho en reiteradas oportunidades desde dirigentes afines al sobischismo.

"Hace siete días dijimos que nos pintábamos la cara de azul. Algunos dirigentes de la Lista Blanca están equivocados, se equivocaron. A esos dirigentes que hablaron que salimos a apretar, o a repartir dinero, quiero decirles que este triunfo lo hicimos con limpieza, con democracia, y también lo hicimos con el pecho caliente", retó desde el improvisado palco el gobernador, acompañado por los candidatos ganadores, la vicegobernadora Ana Pechén, y el candidato de la Lista Verde, Luis Martínez, quien participó del acto asegurando que "el que pierde, acompaña" para "recuperar el Municipio de Neuquén para el MPN".

El discurso de Jorge Sapag se hizo esperar, porque primero habló largamente Luis "Chito" Jalil, y luego siguió una larga lista de oradores que incluyó algunas palabras de la vicegobernadora Pechen, quien destacó el valor democrático de las elecciones internas del MPN, como ejemplo para el país.

Cuando comenzó Sapag, lo hizo agradeciendo "a los candidatos de las tres listas, para que el 23 de agosto el MPN unido sea una alternativa para el Deliberante de Neuquén", y destacando la cantidad de votos, que superaron los 23.000 en la capital este domingo, comparándolos con una cantidad inferior que recolectó el MPN en la interna para diputados, que se hizo en todo el territorio provincial.

Pero las gracias y felicitaciones pronto dieron paso a la evidente necesidad política de remarcar que se había derrotado a un adversario que había salido a cuestionar -en alusión a Jorge Sobisch y los candidatos Lara y Silvestrini, ex funcionarios de la anterior gestión- directamente el poder político del gobierno actual.

"Así es la democracia, se gana y se pierde y esta vez nos tocó a nosotros, y no por poquito, ganamos por mucho", dijo Sapag, para después afirmar que "hoy nos tenemos que pintar la cara con los colores de la provincia, para defender sus derechos".

El momento de mayor tensión política del discurso, fue cuando Sapag anunció que daría un "mensaje" especial para "algunos" dirigentes de la lista Blanca. "Cuatro años estuvimos en campaña (desde el 2003 al 2007, fue la referencia), y siempre actuamos con respeto hacia el gobierno (de Sobisch), nunca le fuimos a competir el espacio de poder", resaltó el actual gobernador, para después afirmar la convicción propia de que se había pretendido limar precisamente a su propio gobierno desde la Lista Blanca.

"Nos pusimos al frente", porque "estamos en todo nuestro derecho de defender el proyecto de gobierno del MPN", aseguró, mientras se escuchaba de fondo un cántico que pedía "un minuto de silencio para Sobisch que está muerto".

"No podíamos permitir que los dirigentes de la lista blanca nos ganaran esta elección. Pero ya se terminó. Les tocó perder. Que sigan participando", remarcó Sapag.

No olvidó homenajear a su tío, el ex gobernador Felipe Sapag, quien "con sus jóvenes 92 años, hoy fue a votar". Y terminó su discurso con otro mensaje, esta vez para "toda la ciudadanía", al remarcar que "en este marco difícil que nos toca vivir, donde vivimos una pandemia que genera zozobras en la ciudadanía, tenemos que estrechar filas para enfrentar los problemas".

Comentá la nota