*Sapag se vio con Cristina para aumentar precios

Antes de ver a los ministros, el gobernador pasó por Olivos. Dijo después que Cristina le recomendó a De Vido que analice una recomposición en el precio del gas y del petróleo en boca de pozo. El paro petrolero se mantiene y se amenaza con uno de 72 horas para la próxima semana.
Según las explicaciones que surgieron del propio gobierno neuquino, fue necesario que el gobernador Jorge Sapag se reuniera una vez más con la presidente Cristina Fernández, este martes en Olivos, para confirmar después las fechas de pago del aguinaldo a los estatales. Sobreactuado o no, el guión de hierro se cumplió, y las informaciones se dieron en forma simultánea.

Lo concreto es que según se informó desde Neuquén, Cristina Fernández "dio instrucciones" al ministro de Planificación, Julio de Vido, para que éste programe un encuentro formal con Sapag y analicen entre ambos "la forma de recomponer" el precio del gas y del petróleo en boca de pozo.

Siempre según la información brindada por prensa de Casa de Gobierno, la Presidente también le pidió a De Vido que se analice un mejor precio para el caso del gas que compra CAMMESA con destino a la producción de electricidad en las centrales térmicas. Si bien CAMMESA está integrada por las compañías del sector eléctrico, De Vido es quien la preside desde el gobierno.

Los argumentos planteados por Sapag a Cristina Fernández son los ya conocidos por todos, aunque parece ser que esta vez fueron expuestos con un nivel de dramatismo mayor, en función de las complicaciones financieras de la provincia, el mal clima social (con cortes de rutas frecuentes y protestas estatales crecientes) y sobre todo, la crisis en el sector petrolero, con un paro de actividades previsto para las 20 de este miércoles.

El paro fue ratificado por Guillermo Pereyra, quien precisó que la medida afectará la producción de petróleo, incluída la actividad en las refinerías, pero no al suministro de gas. Además, destacó que la próxima semana, si no hay solución antes, el paro será por 72 horas. El dirigente sostuvo, comprensiblemente, que la situación es causada por los precios y el reclamo que hacen las empresas.

Coincidentemente con la situación, se afirmó oficialmente que Sapag remarcó que las tarifas que percibe la provincia por las regalías hidrocarburíferas no se incrementaron en los últimos años, ni en términos relativos ni nominales.

Por supuesto que el gobernador no olvidó mencionar –la situación es totalmente conocida tanto por la Presidente como por su esposo, Néstor Kirchner- que a Neuquén se le pagan centavos lo que a Bolivia o a los buques metaneros se les reconoce en varios dólares por millón de BTU del mismo gas.

Habrá que esperar las reuniones que tenga el gobernador con los ministros –Julio De Vido y Amado Boudou están en su agenda, ahora fortalecida por la Presidente- para confirmar si hay o no avances concretos con los precios. Hasta que eso no suceda, la situación en Neuquén no mejorará, ni política ni económicamente.

Comentá la nota