Sapag, en la búsqueda de equilibrar finanzas

Refinanciar la deuda pública y una mejora en los valores del gas son dos de los objetivos del gobierno neuquino para el próximo año.
Equilibrar las finanzas y disponer de mayores recursos económicos es el objetivo que el gobernador de la provincia Jorge Sapag se trazó para 2010.

Con esta premisa presentó el proyecto de Ley de Presupuesto esta semana en la Legislatura Neuquina, porque si bien el cálculo de ingresos y egresos del año que viene arroja un déficit de más de 700 millones de pesos, el sólo trámite de entrada de este proyecto a la Cámara le permitirá al Ejecutivo provincial -por tercer año consecutivo- adherir al Plan de Asistencia Financiera de Nación (PAF).

Esto significa la posibilidad de refinanciar, como ya lo hizo en 2008 y 2009, los vencimientos de la deuda pública provincial y contar con más oxígeno a la hora de afrontar otras deudas y compromisos como los asumidos con proveedores y contratistas del Estado.

En este caso, y a diferencia de los años anteriores, desde el Ejecutivo provincial se espera que el gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner otorgue una suma mayor a los 205 millones de pesos percibidos en 2009.

Valores del gas

En el camino de equilibrar las arcas neuquinas también se sumarán otras herramientas, como la reforma impositiva por la que se estima recaudar unos 200 millones de pesos adicionales.

A ello deben agregarse las tratativas con Nación para mejorar los valores en boca de pozo de los hidrocarburos, especialmente el del gas, tema en el que Sapag confía obtener en el corto plazo un resultado positivo. Y también una última gestión pero más complicada, que será discutir la coparticipación federal, no sólo porque para ello hay que acordar con el resto de las provincias, sino porque, además, la administración de Cristina Fernández ya hizo saber que no dispone de más recursos.

En este contexto, deberá trabajar también en no seguir incrementando la planta de trabajadores estatales que en 2010 insumirán 3.300 millones de pesos de los más de 7.100 millones del presupuesto proyectado. Por eso advirtió que se regulará el ingreso de nuevos trabajadores al ámbito público. Y el último ítem dentro de este pretendido ordenamiento de las finanzas, será convencer a los dirigentes gremiales que la discusión sobre salarios recién podrá darse una vez que se logre el tan mentado "equilibrio".

El 2011 no está lejos

Si bien los objetivos mediatos de Sapag apuntan al año 2010, éstos están íntimamente relacionados con lo que sucederá políticamente un año después.

El mandatario neuquino seguramente irá por su reelección y es él mismo quien asegura que la mejor forma de hacer campaña es mostrando gestión de Gobierno. Ese fue el objetivo, entre otros, de los encuentros que realizó en distintos puntos de la provincia para cerrar el año. Según sus allegados, se superaron las expectativas en cuanto al éxito que tuvieron estas recorridas.

También, y por lo bajo, a Sapag se le dibujó una sonrisa luego del acto que Jorge Sobisch realizó en el Estadio Ruca Che, convencido, como lo señaló en otras oportunidades, que cada aparición del ex gobernador contribuye a desmejorar su imagen, y mucho más, en este caso, cuando la asistencia a ese acto estuvo muy por debajo de lo que los sectores sobischistas pensaban convocar.

Ayer, en el acto de cierre de actividades Deportivas y Culturales 2009, que se desarrolló en el predio de las 127 Hectáreas de Neuquén capital, Sapag dijo que las bases del Movimiento Popular Neuquino ya se están movilizando en la búsqueda de candidatos.

"Las seccionales se están moviendo para mostrar dirigentes y candidatos al 2011. Estamos abiertos a la reelección, pero las candidaturas no se autoproclaman, se construyen con liderazgo y gestión, llegando con soluciones a la gente y dando la cara", expresó Sapag.

Comentá la nota