Sapag asume el desafío y enfrenta a Sobisch

Si hay internas, su línea se presentará, aunque alienta una "renovación" de dirigentes, por lo que no queda en claro si competirá él mismo. Asumió explícitamente el tema en un reportaje que publica este miércoles el diario Río Negro.
El gobernador Jorge Sapag asumió por primera vez explícitamente que dará pelea –tal como se preveía- contra Jorge Sobisch en las internas partidarias, y que puede ser por ende candidato a presidir el MPN, o en todo caso impulsar un candidato de su línea. “Si el MPN retrocede en su historia me van a encontrar a mí al frente buscando que esto no suceda”, fue la frase que eligió para ilustrar esta decisión, en un reportaje que fue publicado este miércoles por el diario Río Negro.

Lo que sigue es parte del reportaje publicado en su edición de este miércoles por el diario editado en General Roca:

-¿Se arrepiente de no haber sido más duro antes con su antecesor a la luz de las críticas que le hizo?

-No, porque en general echarles la culpa a los gobiernos anteriores de lo que le pasa a uno es un lugar común. Sería sobreabundar lo que dije cuando asumí, que hice una radiografía que ratifiqué el primero de marzo, quizá sin mencionar, pero se entendía. La situación de endeudamiento (1.000 millones de dólares), de mayor cantidad de empleados públicos (9.000 más en la gestión 2003-2007)... yo lo mencioné. Falta de diálogo, confrontación social. Lo que pasa es que no le puse nombre y apellido. Por eso cuando en Zapala Jorge Sobisch menciona al gobierno actual como responsable de situaciones que el gobierno anterior genera me vi obligado a decir que es la primera vez en la historia que el gobierno saliente le echa la culpa al entrante por la situación que éste hereda. Eligió los números que más le convienen.

-¿Qué quiso hacer Sobisch?

-Fue elogiarme a mí como persona y criticarme como gobernador. Criticar a mi equipo. Y dijo: "Yo dejé bien las cosas". Y no las dejó bien, dejó una provincia endeudada, a tal punto que el crédito de la ley 2505 de 250 millones de dólares hizo que se comprometieran todas las áreas y todas las regalías. El gobierno actual no tiene la posibilidad de acceder a un crédito en dólares porque no tiene garantías líquidas, disponibles. Lo que podríamos hacer es aplicar este nuevo convenio de llevar las regalías del 12 al 15% y cambia el panorama.

-¿Será presidente del partido?

-Ahí sí voy a hacer, contra mi costumbre, hipotético. Si el MPN retrocede en su historia me van a encontrar a mí al frente buscando que esto no suceda.

-¿El pasado vuelve si Sobisch es candidato?

-Si se vuelve al pasado yo voy a pelear para que mi partido no lo haga. Me gustaría, siempre hipotéticamente, que el partido encontrara nuevos conductores, que los tiene, para que ocupen espacios partidarios. Lo sostuve en campaña y ahora que ser gobernador implica volcarle todo el tiempo y todo el pensamiento a gobernar, entonces la acción política y partidaria se hace difícil. Creo que lo mejor es tener gente que se dedique todo el tiempo, siempre, y cuando el partido se renueve, vaya para adelante y no le ponga palos en la rueda al gobierno.

-¿Puede haber acuerdo entre los sectores?

-No, no, no. Creo que no.

-¿Y una lista de unidad?

-No, es muy difícil; hay posiciones muy contrapuestas a esta altura. No, creo que ahora es la conducción del partido, para que se renueve y para que haya una escuela de conducción.

-¿Quién está en condiciones de conducirlo?

-Hay un montón de dirigentes jóvenes que no son nombres que estén en el candelero que podrían llegar a ocupar espacios, no digo en la presidencia, pero sí en la Junta de Gobierno; ser convencionales. Tiene que haber una renovación.

-Da la sensación de que la oposición más fuerte la tiene dentro de su partido.

-Por lo menos con algunos sectores de la oposición tenemos un diálogo permanente; con algunos sectores de mi partido, ni diálogo...

-¿Cuánto hace que no habla con Sobisch?

-Un año.

-¿Es posible un acuerdo con el kirchnerismo para una lista para diputados nacionales?

-Hay que diferenciar: los acercamientos están bien dados de gobierno a gobierno; como partidos, hay toda una estructura que hay que resolver. Es muy difícil consensuar cargos electivos partidarios cuando en este momento hay una transición dentro la conducción del partido. No será sencillo un acuerdo partidario por parte del MPN con partidos nacionales.

-¿Lo lamenta?

-Me preocupa que no lo sea. Sería mucho más simple si la conducción partidaria entendiera cuál es la estrategia que tenemos que llevar adelante en semejante crisis como la que tendremos en el 2009. Deberíamos estudiar cómo complementarnos con el gobierno nacional, en lo partidario y en lo gubernamental. Pero esto ya veo que no va a ser sencillo el año que viene

Comentá la nota