Sapag, acuciado por los conflictos territoriales

El gobernador neuquino presidió un acto donde anunció la mensura y regularización de más de 600.000 hectáreas. Fue el mismo día en que en Loma de la Lata fue tomada una unidad del complejo por una familia que reivindica derechos territoriales. "No se puede vivir en conflicto permanente", dijo Sapag. Anunció que envió cartas documento al INAI y a la Universidad del Comahue.
El mismo día en que el gobernador neuquino Jorge Sapag presidió un acto en el que se puso en marcha la regularización de más de 600.000 hectáreas de tierras fiscales en la provincia, con el objetivo de ponerla en manos de quienes las ocupan y trabajan, una violenta toma de la Unidad separadora Nueve del complejo gasífero de Loma de la Lata, perpetrada por una familia que reclama derechos de superficiario, puso en evidencia que nada será fácil para el gobierno en lo que hace a este urticante tema.

La familia, de apellido Mardones, es otra variante de conflicto que hasta ahora había pasado desapercibida en el territorio donde opera YPF y del que se extrae el gas para abastecer a buena parte del país. Hasta ahora, los conflictos habían sido con la comunidad Paynemil en esa zona. Los Mardones no invocan razones ancestrales, pero en definitiva el reclamo, que comenzó en la noche del jueves, ha sido mucho más contundente: impedir trabajar en la Unidad Nueve del complejo implica que unos 2 millones de metros cúbicos de gas dejan de ser inyectados en los gasoductos que llevan el combustible a Buenos Aires.

Sapag, durante el acto en el que no solo se anunció la mensura de más de 600.000 hectáreas, sino que se entregó títulos de propiedad a 18 propietarios, se refirió a un tema cuya conflictividad va in crescendo, con la evidente ayuda de sectores políticos que cabalgan sobre las reivindicaciones, sean estas de comunidades aborígenes o no.

"Si vivimos en conflicto permanente con nuestros vecinos, o los productores con el gobierno, o las comunidades con el gobierno, o en reclamos permanentes comunidad contra comunidad, o criollos contra mapuches y mapuches contra criollos, ese conflicto permanente genera otros objetivos, distintos a los del progreso. Son conflictos que lleva mucho tiempo resolver", sostuvo el gobernador neuquino.

Sapag afirmó en un diálogo con periodistas que defenderá "las facultades constitucionales" de la provincia de participar en el relevamiento de tierras de comunidades mapuches establecido en la ley nacional Nº 26160. También criticó "la actitud unilateral" del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) al pretender hacer el registro sin la intervención del gobierno provincial y recalcó que, pese a las diferencias de criterio con el organismo, "reiteramos nuestra predisposición a trabajar juntos".

Informó además que el Ejecutivo provincial envió cartas documento a las autoridades del Instituto de Asuntos Indígenas y a la Universidad Nacional del Comahue para "que se abstengan de realizar acciones dentro del territorio de la provincia del Neuquén sin la participación conveniente, pertinente y legal de la provincia". Recalcó que "eso es absolutamente inconstitucional y no está previsto en la ley Nº 26160″.

Cuando se le preguntó a Sapag concretamente sobre la ocupación de parte de la planta de Loma de la Lata, sostuvo que "es un tema distinto y no hay una comunidad mapuche", y destacó que "es una ocupación" y que "se hicieron las denuncias correspondientes, estamos esperando las órdenes judiciales y es absolutamente inconcebible que ocupen instalaciones que tienen que ver con el petróleo y el gas, porque es el corazón del funcionamiento de la provincia".

Sostuvo el gobernador que "creemos que hay que respetar la ley y allí no se está respetando la ley".

Comentá la nota