Sanz: los K "quieren quedarse con la libertad de expresión"

El senador radical dijo que el objetivo es lograr "un nuevo galón de concentración de poder".
El jefe del bloque de senadores radicales, Ernesto Sanz, afirmó hoy que en la discusión del proyecto de radiodifusión en la Cámara alta "ha quedado al desnudo que la ley tiene muchas falencias", y advirtió que si bien hasta ahora "no se ha podido vencer el capricho" del oficialismo de no querer "modificar ni una coma, no hay argumento válido para sostener" esta posición.

Asimismo, insistió en denunciar en que el verdadero objetivo del matrimonio presidencial con la ley de medios es lograr "un nuevo galón de concentración de poder, esta vez no para quedarse con el juego o con el petróleo, sino con la libertad de expresión y el dominio de los medios".

Sanz evitó arriesgar cuál será el resultado de la votación en el Senado sobre la ley de radiodifusión al advertir que "la cosa está muy peleada", pero estimó que el tratamiento en el recinto de la iniciativa no será el 7 de octubre, sino el 14, cuando el vicepresidente Julio Cobos esté a cargo del Ejecutivo, por el viaje de la presidenta Cristina Fernández al exterior.

En declaraciones a radio América, el legislador por Mendoza advirtió sobre el "intento" de la Casa Rosada de amordazar a la prensa.

"El matrimonio Kirchner tiene dos grandes objetivos en esta ley: la primera es desguazar los grandes medios o los grupos concentrados y, la segunda, quedarse para sí con una autoridad de aplicación absolutamente discrecional y arbitraria, quedarse con un nuevo galón de concentración de poder esta vez no para quedarse con el juego, con el petróleo, sino con la libertad de expresión y el dominio de los medios", alertó.

Para el legislador, pese a que "hasta aquí", en la Cámara de Senadores "no se ha podido vencer el capricho o la cerrazón del oficialismo que no quiere modificar ni una coma, no hay argumento válido para sostenerlo".

"En las dos jornadas que llevamos ha quedado al desnudo que la ley tiene muchas falencias, que tiene algunos pequeños errores de redacción pero que luego se transforman en enormes juicios en contra del Estado", reflexionó.

El legislador precisó que la iniciativa que logró media sanción en Diputados incluye "algunos conceptos que no están aclarados y después pueden ser interpretados para cualquier lado".

Entre algunas "cosas muy gruesas", mencionó el "último artículo que establece qué leyes o decretos se derogan en virtud de esa ley, y ésta deroga todo lo que se dictó en consecuencia de la ley de radiodifusión, entre ellos, decretos muy importantes".

"Por ejemplo -puntualizó- el que hace un mes la Presidenta firmó para adoptar la norma japonesa digital".

Sanz insistió en que "esta ley tiene conceptos políticos estructurales sobre los cuales quizás no nos vamos a poner de acuerdo oficialistas y opositores, por ejemplo la autoridad de aplicación".

"Pero también muchas cosas que, más allá de las diferencias políticas, obviamente hay que corregir si es que uno quiere hacer el rol de cámara revisora como el corresponde al Senado", concluyó.

Comentá la nota