Sanz asumió en la UCR y llamó a constituir, "junto a fuerzas afines, la alternativa de 2011"

Luego de arduas negociaciones, que incluyeron una reunión en la que el vicepresidente Cobos recibió en su despacho a Gerardo Morales, Ricardo Alfonsín y Ángel Rosas, se logró zanjar las diferencias entre "cobistas" y "orgánicos" para conformar la conducción del partido
Ernesto Sanz, pasadas las 3:00, asumió la conducción de la UCR con un discurso en el que llamó a realizar "el esfuerzo para constituir con fuerzas afines la alternativa 2011".

En ese contexto propuso "minimizar las diferencias y maximizar las coincidencias" con otros sectores, mientras que sostuvo que "la UCR sigue siendo el eje del Acuerdo Cívico y Social".

Sanz sostuvo que las dificultades para la construcción de una fuerza opositora se debe a "personalidades fuertes" y "organizaciones débiles" por lo que llamó a fortificar estás últimas".

Tras una ardua negociación que llevó a la conducción orgánica de la UCR a una reunión de última hora con el vicepresidente Julio Cobos en el Congreso, la UCR acordó la designación de Sanz para suceder a Gerardo Morales en la presidencia del partido, en tanto las vicepresidencias se repartieron entre ambos sectores.

Luego de una hora de reunión, hubo fumata blanca y además de Sanz fue designado el ex gobernado chaqueño Angel Rozas, como vicepresidente primero; la cobista Carla Ababugauch, como vice segunda; el senador rionegrino Pablo Verani, como vice tercero y el ex ministro del Interior Jesús Rodriguez en la Secretaría General.

De acuerdo con la agencia Noticias Argentinas, a pesar de los intentos de unidad en la UCR, la elección de autoridades partidarias derivó en una nueva y dura pulseada entre radicales orgánicos y cobistas, y el pleno del Comité Nacional -máximo órgano de conducción partidaria- estuvo a punto de zozobrar.

Si bien el senador mendocino Ernesto Sanz reunió el consenso necesario para suceder a Morales al frente del partido, la pelea en el Plenario del Comité Nacional por el resto de los cargos empantanó esta noche el acuerdo entre las dos facciones.

Alrededor de las 21, el hasta ahora presidente de la UCR, Gerardo Morales, anunció que concurriría al Senado junto a Ricardo Alfonsín y Angel Rozas para mantener un encuentro con el vicepresidente de la Nación, Cobos, a fin de alcanzar una solución y destrabar la pulseada.

Morales aseguró a esa hora que pese a que los cobistas se negaran a dar quórum a la sesión del plenario de delegados de todos modos se logró reunir el número de delegados necesarios para iniciar el encuentro sin ellos, a partir del viaje de algunos dirigentes del interior del país.

De ese modo, dijo, se podía dar inicio a la sesión y luego pasar a un cuarto intermedio dando paso a la gestión con Cobos. Denunció sin embargo, la existencia de "especuladores" en el espacio que lidera Cobos que querían dejar sin quórum el plenario, y adelantó que su intención es alcanzar "un acuerdo político con el Vicepresidente" a fin de destrabar el conflicto originado en la designación de las vicepresidencias que acompañarán a Ernesto Sanz y en la inclusión del cordobés Mario Negri.

Sin embargo, los cobistas -y cuando ya se había iniciado la reunión en el despacho de la presidencia de la Cámara Alta- dejaron trascender que el quórum requerido era de 52 representantes y no de 46 con los que contaba el sector de Morales.

Cerca de la medianoche, además de Morales y Cobos, participaban de la reunión Alfonsín, Rozas; el ex diputado y asesor del vicepresidente, le mendocino Raúl Baglini; el diputado cordobés Jorge Aguad y el influyente dirigente Enrique "Coti" Nosiglia. No era poco lo que estaba en juego: se trataba del control del partido de cara a las elecciones presidenciales de 2011, instancia en que el radicalismo espera tener grandes posibilidades.

El sector orgánico de la UCR se mantuvo firme en la designación de Rozas en la vicepresidencia primera, cargo que el cobismo reservaba para Verani, uno de los hombres de confianza del vicepresidente Julio Cobos, quien terminó ocupando la vicepresidencia tercera.

De hecho, Verani mantuvo durante la jornada un encuentro con Cobos en su despacho del Senado, y defendió la propuesta que su espacio impulsa para alcanzar un acuerdo: que las tres vicepresidencias en juego tengan el mismo rango institucional.

Sin embargo, ante la falta de acuerdo, el cobismo amenazaba con retirar a sus delegados del plenario y dejar sin quórum el encuentro, ya que el radicalismo orgánico no tenía suficientes hombres para conseguirlo por su cuenta. La puja entre ambos sectores incluye también las designaciones por la provincia de Córdoba, ya que los orgánicos guardaban un lugar para Mario Negri y los cobistas proponían a Carlos Becerra.

También había desacuerdo en la estratégica secretaría general partidaria, que finalmente terminó ocupando el porteño Jesús Rodríguez. "Tengo las mejores expectativas de conducir este Comité prestigiado por Gerardo Morales, que él ha puesto de pie. Ahora tenemos hacia adelante el desafío de ubicar el partido como alternativa para 2011, con candidatos fuertes", afirmó Sanz en declaraciones a la prensa.

En el marco del plenario, que se desarrolló en la sede del Comité Nacional, en Alsina y Entre Ríos de esta Capital, el senador nacional negó que el partido se encamine "inexorablemente a la candidatura presidencial de Cobos". Al respecto, dijo que la UCR debe buscar "un postulante del Acuerdo Cívico y Social, si es radical mejor".

Sobre las diferencias que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, mantiene con Cobos, Sanz aseguró: "Esas son cuestiones menores". A la vez, subrayó que en el Acuerdo Cívico y Social van "a aplicar reglas de juego para que en en el 2011 se elija de manera democrática al candidato a presidente del espacio".

Comentá la nota