Sanz anticipa: "Vamos a dar pelea"

Totalitarismo. El titular del bloque de senadores del radicalismo, Ernesto Sanz, alertó que la norma que impulsa el Gobierno "es un paso previo a un régimen totalitario".
El senador mendocino y jefe del bloque de la UCR, Ernesto Sanz, le adelantó a EL LIBERAL en una entrevista exclusiva, que la oposición dará una fuerte pelea contra la ley de Medios que impulsa el Gobierno nacional cuando el tema sea abordado por la Cámara baja.

Dijo que los bloques opositores ya definieron una estrategia en común y dejó en claro que no se repetirá la historia de Diputados, cuando el oficialismo quedó en soledad votando la ley.

Por otro lado, afirmó que la pelea Gobierno-Clarín, es una fachada que utiliza el kirchnerismo porque el real propósito a través de la norma, es "manipular la información y la libertad de expresión". Advirtió que ese avasallamiento también llegará a los medios del interior.

"Ya hemos hablado con los otros bloques y el día martes vamos a ir a la reunión de labor parlamentaria con una estrategia común, por supuesto en el Senado los números de todos los opositores juntos no nos alcanza para torcer la voluntad del oficialismo, pero por lo menos vamos a dejar en claro que queremos una metodología diferente a la de la Cámara de Diputados y porque en la oposición vamos a dar pelea", aseveró el parlamentario de fuerte impronta entre los opositores en el Senado y el más cercano al vicepresidente de la Nación, Julio Cobos.

Contó que aún no tuvo en sus manos el proyecto porque está en la Secretaría Parlamentaria de la Cámara de Diputados. "Eso es todo un tema –evaluó-, que no se tenga acceso a qué es lo que se votó cuando hay denuncias cruzadas entre diputados, que no saben lo que han votado. No es un tema menor".

Sanz cuestionó duramente al oficialismo porque recién hoy se giraría el despacho al Senado, para evitar que Cobos esté en la presidencia del Senado (reemplaza a Cristina por su viaje al exterior) y así debatir en dos comisiones y no en cinco como pretendía el mendocino. "Es desperdiciar un trámite que viene demasiado amañado", sostuvo.

-¿Qué riesgo correría la sociedad con una ley que pretende el Gobierno?

-El riesgo es que pase a depender en el acceso a la información de la discrecionalidad y la arbitrariedad de un gobierno, y eso es gravísimo porque ello es un paso previo a un régimen totalitario.

-¿Puede condicionar gravemente la labor periodística?

-Totalmente, cuando el periodismo, sea cual fuere, sea sometido a semejante presión gubernamental, que se verifica en el otorgamiento de las licencias, su suspensión, el retiro de las mismas, la revisión de contenidos, eso es una afectación a la libertad de expresión en todos sus aspectos. El periodismo tendrá que tener mucho coraje y valentía para mantener el esquema de libertad.

-¿Pudo hablar con Pichetto para que se respete el reglamento, para que puedan expresarse?

-Nosotros vamos a hacer sentir nuestra voz. Y en cuanto a la metodología vamos a procurar que sea diferente de lo que fue en Diputados. El problema es que Pichetto no es Pichetto, digamos, es el oficialismo. Pichetto puede opinar de una manera, pero luego desde la Casa Rosada bajan línea. Lo va a ver usted el lunes (hoy) con el giro a las comisiones, estoy seguro de que los senadores del oficialismo no tendrán inconvenientes que fuera a tres o cuatro comisiones. Sin embargo van a terminar –creo- girándola a nada más que dos, para seguir la línea de Diputados y de la Casa Rosada.

-¿Temen alguna maniobra o sorpresa desde el kirchnerismo?

-No creo que haya maniobras ni sorpresas, lo que estamos advirtiendo es que van a continuar con la misma metodología y la misma estrategia que es atropellar, definir unilateralmente un esquema y avanzar cueste lo que costare, a pesar de los que opinen en contrario.

-Desde la Casa Rosada se presentó esta ley como antimonopólica, como una lucha contra Clarín, pero a los medios del interior ¿qué les debería preocupar si se llegara a aprobar?

-La fachada de esta ley es la pelea entre el Gobierno y Clarín, una fachada que siempre le convino al Gobierno como siempre le ha convenido en cada una de las leyes importantes anteriores: buscar un enemigo para tratar de juntar adherentes o solidaridades. Pero en verdad, esta ley es un avance contra todos los medios privados en general: los pequeños del interior, los medianos y los grandes, donde el gobierno se reserva para sí la intervención en todo el sistema de comunicación a los fines de manipular la libertad de expresión, siempre fue así y hoy más que nunca después de ver lo que se votó en Diputados. Al Gobierno le importa lo que está debajo de la alfombra, que es manipular la información y la libertad de expresión y eso abarca desde una radio del interior hasta Clarín.

Comentá la nota