Santo salvoconducto

El ex ministro colombiano de Defensa y posible presidenciable, Juan Manuel Santos, quedó a salvo de un pedido de captura de un juez ecuatoriano, luego de que la orden fuera rechazada por la Interpol. Quito reclamaba a uno de los ministros más duros del gobierno de Alvaro Uribe por el ataque contra el territorio ecuatoriano del 1º de marzo de 2008, cuando aviones y soldados colombianos bombardearon y destruyeron el campamento del entonces número dos de las FARC sin autorización del país vecino. En el ataque murieron 25 personas, incluidos ciudadanos ecuatorianos.
La Interpol había recibido el viernes el pedido de detención contra Santos presentado por el juez Daniel Méndez, de la ciudad de Sucumbíos. Ante la eventualidad de que el pedido de captura del juez ecuatoriano fuera aceptado, Bogotá adoptó medidas para blindar a Santos, quien se encuentra en Londres. El presidente Uribe, que calificó al magistrado de "auxiliar del terrorismo", movilizó el aparato estatal en torno del ex ministro, uno de sus más estrechos aliados políticos, y advirtió que "no lo dejaría tocar". Si Uribe no logra reformar la Constitución para introducir un tercer mandato presidencial, Santos sería el favorito dentro del uribismo para sucederlo.

Para ello se creó un comité especial integrado por los ministerios de Relaciones Exteriores, Justicia y Defensa, y por la Fiscalía General, para diseñar una estrategia de defensa de Santos. Además, la Cancillería colombiana le extendió la vigencia de un pasaporte diplomático para darle inmunidad durante el tránsito por aeropuertos internacionales. El gobierno de Uribe también solicitó medidas cautelares para Santos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Comentá la nota