Santilli ya negocia con Ritondo reforzar los controles en el acceso a la Capital

Santilli ya negocia con Ritondo reforzar los controles en el acceso a la Capital

El flamante encargado de la seguridad porteña quiere que se recupere el respeto a la Policía.

Diego Santilli asumirá la jefatura del área de seguridad de la Ciudad con la misión de "restaurar la autoridad de la policía" en el distrito capitalino. El vicejefe porteño es un hombre de Horacio Rodríguez Larreta quien, atento a las demandas ciudadanas que le marcan las encuestas, buscará recuperar el "orden en el espacio público".

Según confiaron desde Ciudad a LPO, la cuestión de la seguridad es la que más preocupa a los vecinos porteños y donde aparecen los peores números del Ejecutivo. Pero el Superclásico hizo estallar las alarmas: Larreta se preocupó luego de comprobar en los trackeos diarios que su imagen había bajado después del escándalo del River-Boca.

Según una encuesta que publicó Ricardo Rouvier, más del 50% de los argentinos consideraron que la Ciudad era responsable de los disturbios y el 90% se mostró de acuerdo con la salida del ministro de Seguridad, Martín Ocampo.

La renuncia de Ocampo sirvió como un control de daños y decidió reemplazarlo con Santilli, el funcionario más político del Ejecutivo. Entre las esquirlas del partido y la organización del G20 el vicejefe porteño no tuvo demasiado tiempo de diseñar nuevas políticas, pero se reunió con los principales funcionarios y la cúpula policial.

En Parque Patricios buscan recuperar la autoridad de la policía. "Martín tenía una mirada muy desde la justicia del tema delito y seguridad. Diego y Horacio vienen con una mirada de imponer el orden público. La policía perdió autoridad frente a la sociedad, no hace falta represión sino autoridad", aseguró un experimentado dirigente macrista.

Antes de avanzar con ese plan Santilli necesita restablecer las relaciones con su par de Nación, Patricia Bullrich, que mantenía una sorda disputa con Ocampo desde el traspaso de la policía al punto que no había diálogo entre ellos.

Por lo pronto el vicejefe ya tiene el apoyo del ministro de seguridad bonaerense, Cristian Ritondo y una de sus primeras medidas para disminuir el delito será reforzar los controles de entrada y salida de la Ciudad. El ministro bonaerense tiene un largo vínculo político con el ex senador que viene desde su juventud.

Pero Santilli también quiere firmar un pacto con la oposición porteña para que lo apoye en su cruzada contra la criminalidad. Para Larreta es imprescindible "recuperar" el espacio público y eso implica, en la visión del gobierno, endurecer las posiciones en las manifestaciones. 

Macri apura una ley para sancionar a los dirigentes que ayuden a los barras

"Por ahora no va a entrar nada a la Legislatura, no hay lugar en el calendario", explicaron sobre la posibilidad de tratar proyectos para endurecer las penas contra los policía. Santilli estudia una normativa contra los barras bravas similar a la que Macri envió al Congreso y que estaba basada en un viejo proyecto de Bullrich.

"Faltan 8 meses para la elección, cada funcionario que cambiás tiene un período de adaptación, es un riesgo", dijeron para asegurar que no habrá cambios en el equipo de Seguridad que controla el ministerio desde la asunción de Larreta.

"La policía tiene que tener una actitud diferente, no se puede dejar boxear, no puede abandonar el patrullero como pasó con All Boys. Lo que pasa es que durante 12 años estuvieron formateados así. La idea no es que mañana la poli salga a cagar a palos a la gente, pero tampoco se pueden aguantar ciertas cosas. No era culpa de Martín sino que Horacio apoyaba esa posición", sintetizaron desde la Legislatura porteña. 

Coment� la nota