Santibáñez: "El Gobierno de Santa Cruz evitó que se profundizara el conflicto"

En declaraciones realizadas anoche en Aire Patagónico, el Subsecretario de Trabajo de Santa Cruz, Raúl Santibáñez, afirmó que la negociación que determinó el fin del conflicto petrolero fue "muy dificultosa, muy trabajosa" y admitió que preocupó mucho al gobierno provincial el envío de telegramas de despido. "Son trabajadores nuestros, son vecinos nuestros, el Gobierno estaba obligado a salir a tomar esa posición", aseguró el funcionario.
En una extensa entrevista brindada anoche a la radio de Diario El Patagónico, el Subsecretario de Trabajo de Santa Cruz, Raúl Santibáñez, brindó un detallado relato de las instancias del conflicto petrolero que fue superado en la tarde de ayer.

El funcionario indicó que, contrario a lo ocurrido "históricamente, por usos y costumbres" en los conflictos del sector, la Cámara empresaria había "girado su posición mucho, a 180 grados" y no aceptaba el pago de los días no trabajados. "No se podía destrabar la situación, pero después de largas horas de discusión, de idas y vueltas, se pudo encontrar una fórmula que terminó cristalizándose a través de una Resolución de la Sra. ViceMinistro de Trabajo de la Nación, la Dra. Rial", explicó el Subsecretario.

Sobre el balance del conflicto, Santibáñez consideró que representa "por un lado una situación favorable a los trabajadores, que es la devolución de los días caídos, pero con una muy fuerte sanción al sindicato por desoír las conciliaciones obligatorias que se habían dictado en el marco de este conflicto". Sobre este punto, informó que "es la primera vez que el Ministerio de Trabajo toma una posición tan dura" y agregó que "el Sindicato ha aceptado la multa y, por unos aportes que tienen que hacer las empresas por un artículo del Convenio Colectivo de Trabajo, que sean las mismas empresas las que depositen en el Ministerio de Trabajo de la Nación el valor de la multa".

En cuanto al pago de días no trabajados, Santibáñez relató que el sindicato se comprometió "a futuro, en este tipo de situaciones de conflicto, a respetar y a generar los espacios necesarios de cumplimiento de leyes y normas" como así también a "garantizar las dotaciones mínimas en la producción, la continuidad de los equipos cuando están trabajando, la libre circulación en los yacimientos". Además, al igual que sus pares de Neuquén y Chubut, "el sindicato se obliga especialmente, a que en el futuro, cualquiera sea la naturaleza del conflicto, no se reclamará el tema de los días caídos", concluyó.

La relación con las operadoras

El Subsecretario Santibáñez también hizo referencia al estado de relaciones que entre el gobierno santacruceño y las operadoras una vez superado el conflicto.

Al respecto confesó que los "preocupó mucho" el envío de telegramas de intimación para retomar tareas y posteriormente los telegramas de despido. "Son trabajadores nuestros, son vecinos nuestros, el Gobierno estaba obligado a salir a tomar esa posición", fundamentó el funcionario, "sé que hubo mucha gente que hizo la lectura que le convenía a cada uno pero esta posición que fue tomada desde el Gobierno en muchos casos también evitó situaciones de profundización del conflicto".

En cuanto a los telegramas, remarcó que el pedido de retractación de los telegramas de despido "fue bien recepcionado por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación, y así quedó plasmado en la Resolución 1.075 y en las actas complementarias".

Ya refiriéndose a la relación con las operadoras, Santibáñez admitió que "obviamente cuando uno sale de un conflicto de estas características se resquebraja un poco la relación", aunque añadió que "sin perjuicio de ello, tuve la oportunidad de charlar con los referentes de todas las operadoras y fundamentalmente con el referente de la operadora YPF –que es la más importante en nuestra provincia- porque más allá de esta cuestión circunstancial ellos van a seguir operando en Santa Cruz y nosotros necesitamos reordenar un poco la relación".

"Me parece que ellos también han aceptado que hay que sentarse a discutir una serie de puntos y una serie de situaciones que nosotros venimos reclamando y esto hay que hacerlo dentro del marco de la institucionalidad que corresponde", reflexionó, "acá no hay cuestiones personales, más allá de que a veces se dicen muchas cosas". "Ese es el trabajo que nos queda en los próximos días", resumió.

Santibáñez también admitió que deberán mantener discusiones sobre cómo afrontarán las PYMES santacruceñas el aumento otorgado. "Estas discusiones las tenemos que mantener, por el beneficio de nuestras PyMes, por el beneficio de nuestros trabajadores, por el beneficio de la paz social que necesitan mantener nuestros pueblos", remarcó, "hay que darlas con la dureza que sea necesaria pero también con la certeza de que son operadores y generadores de puestos de trabajo en nuestra zona y tenemos que cuidarlas".

Saldo pendiente

Consultado sobre la intención manifestada por el propio Gobernador Daniel Peralta de solicitar a las empresas mostrar sus números en cuanto a costos y rentabilidad, Santibáñez recordó que "hace mucho que venimos reclamando profundizar esa discusión porque es necesario para nuestras comunidades".

"Creo que no han ocupado el espacio de la manera que corresponde en reemplazo de una empresa que fue simbólica y que fue muy importante para nuestras comunidades como fue YPF Sociedad del Estado, que era una empresa que estaba viva permanentemente dentro de la acción comunitaria y del compromiso social", evaluó el funcionario, "todavía queda esa deuda pendiente con las operadoras".

Además, consideró que "las empresas van a tener que comenzar a tomarlo de esta manera porque hay mucho saldo pendiente y necesitamos un mayor compromiso social de parte de las operadoras".

Declaraciones de Resumil

Sobre el cierre de la entrevista, Santibáñez fue consultado por las declaraciones del Gerente de Coordinación de Comunicación de YPF, Sergio Resumil, en las que sostuvo que en el conflicto había existido un "condimento político".

"Seguramente debe saber muchas más cosas que yo no sé", respondió el funcionario santacruceño.

"Yo creo que había varias cosas detrás de este conflicto", mencionó, "nosotros lo percibimos y lo sentimos de esta manera, que hubo mucho malestar sobre todo cuando salimos a plantear el tema de las inversiones que no han cumplido: que prometieron, que se comprometieron, que están escritas y que no han cumplido". "Hubo una suerte de distanciamiento en la relación y a eso hay que sumarle que, en el caso de las operadoras petroleras, están en una discusión con la Nación por el tema del valor del barril del crudo a nivel interno", agregó.

Por último, recordó que "los trabajadores o un conflicto de estas características no pueden ser chivos expiatorios" de situaciones paralelas y concluyó: "lo primero que tienen que hacer las operadoras es cumplir con las cosas que se prometen: o no dicen nada, o cumplen lo que prometen".

Comentá la nota