Santiagueños viven en malas condiciones en zona de cosecha

Uno de los diez ciudadanos que se encuentran allí contó que al llegar a destino los empleadores no cumplieron con lo prometido.
Como todos los años, cientos de santiagueños eligen por temporadas desempeñar una de las más arduas tareas: la cosecha manual de diversos productos de las economías regionales. Cabe destacar que muchas veces estos trabajadores son tentados con ofertas, que al llegar al lugar de destino, terminan siendo otras. Actualmente esta es la situación de un grupo de aproximadamente diez santiagueños de distintas localidades de la provincia que se encuentran en Lamarque, Río Negro, desempeñando el trabajo de la cosecha de manzanas.

De acuerdo a lo que relató Omar Nassif, un santiagueño de 33 años que llegó hace 2 semanas, "estamos viviendo en condiciones deplorables, durmiendo cerca de 80 personas en un galpón muy pequeño y sin las condiciones de vida apropiadas que nos prometieron".

Además, comentó a Nuevo Diario que "otro de los problemas que tuvimos al llegar es que los baños no tenían puertas y por ende no había privacidad". Agregó que "también nos tenemos que bañar por turnos, ya que los tanques tardan mucho tiempo en cargarse, así que nos terminamos de bañar a medias cerca de las 4 ó 5 de la mañana. Aclaro además que no contamos con agua caliente, por lo que nos bañamos lo más rápido posible porque el agua es muy fría aquí".

Con respecto a la forma de contratación que lo llevó a ese lugar, Nassif expresó que "vino una mujer ofreciendo una buena suma por determinado trabajo, pero al llegar aquí nada de lo prometido se cumplió". Aseguró que la oferta consistía en 81 pesos por día por cada bins de fruta y todas las comodidades. "Actualmente están pagando 16 pesos el bin de fruta seleccionada. En estas condiciones sólo se pueden hacer dos bins o menos". Añadió que "lo lamentable es que yo al igual que mis compañeros dejamos a la familia en nuestras provincias ilusionada con que el resultado de este trabajo temporal sería muy bueno". Finalmente, este santiagueño afirmó que "es muy triste la situación, pero tenemos que aguantar porque está en juego el bienestar de todas nuestras familias".

Comentá la nota