Santiagueños varados tras caída de puente

Una verdadera odisea fue la que vivieron los santiagueños que quedaron varados en la provincia de Córdoba, tras la caída del puente Jesús María, cerca de las 13.
Claudia Colasanti, quien volvía junto a su familia a la provincia luego de sus vacaciones en Carlos Paz, manifestó a Nuevo Diario que cerca de las 9, una vez cerca del puente que une las ciudades de Jesús María con Sinsacate, sobre Ruta 9 Norte "nos alertaron que debíamos parar la marcha porque el puente estaba rebalsado por las lluvias".

Según su relato, en ese horario solamente se permitía el paso a vehículos de gran porte, "pero a las 10.30 ya no se permitía pasar a ningún vehículo".

Las colas eran de más de 300 vehículos. "Todo era un caos, porque la espera se nos hacía eterna y no se podía descender del auto porque había una incesante lluvia".

Rondaban las 13 cuando el puente cayó, ocasionando sólo daños materiales, debido a que personal policial y médico custodiaba la zona.

En ese momento, una gran cantidad de familias santiagueñas, tucumanas, chaqueñas y provenientes de la provincia de Buenos Aires fueron obligadas a conducirse por rutas y caminos alternativos, "lo cual no hacía más que complicar la situación, dado que todas las rutas se veían colmadas y llenas de agua, lo que lamentablemente provocó que se originaran accidentes menores", relató Claudia, a quien se le extendió su viaje de regreso aproximadamente 8 horas.

Estrategias para agilizar el tránsito

Una ciudad cordobesa sufrió un gran susto durante la tarde de ayer, cuando la crecida, ocasionada por las lluvias, se llevó la mitad del puente carretero que une a Jesús María con Sinsacate, sobre Ruta 9 Norte.

Según manifestaron fuentes del lugar, el agua alcanzó los seis metros de altura, situación que obligó a interrumpir totalmente el tránsito en la Ruta 9, sobre el sector norte entre Jesús María y Sinsacate.

Es importante destacar que el puente conocido como "Río Jesús María" se encuentra a unos dos kilómetros hacia el norte de esa ciudad.

Las personas que pasaban ocasionalmente por el lugar fueron orientadas por personal policial que custodiaba la zona para dirigirse hacia Cruz del Eje, de manera que se pueda volver por el Valle de Punilla o tomar Obispo Trejo para luego tomar por la Ruta 19.

Luego de haberse originado este inconveniente, se habilitó un tramo de ripio, de algunos kilómetros, entre Sinsacate y Jesús María destinado al tránsito liviano que sale a la parte posterior del Anfiteatro de Jesús María.

Comentá la nota