Santiagueños buscan causa del alud en Salta

Santiagueños buscan causa del alud en Salta
Objetivo. Científicos santiagueños y de las universidades públicas de Córdoba y de La Plata, trabajarán sobre la hipótesis de una causa natural del desastre.
Un grupo de expertos de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse) viajarán en las próximas horas hasta la localidad salteña de Tartagal para iniciar un trabajo de campo con el objetivo de determinar las probables causas del alud que arrasó esta ciudad de la provincia de Salta. Fueron convocados por la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación, según anunció su titular Fabián López. Deberán trabajar en una zona de difícil acceso. Por ahora, desde el gobierno nacional descartan “categóricamente” que esta catástrofe esté relacionada con cualquier tipo de acción humana” como los desmontes.

Expertos de la Unse se trasladarán en las próximas horas a la localidad de Tartagal, para trabajar junto con colegas de la Universidad Nacional de La Plata y la Universidad Nacional de Córdoba, en establecer cuales fueron las causas que dieron lugar al terrible alud que arrasó con la ciudad salteña el pasado lunes.

Por el momento, se buscará trabajar en la hipótesis de una causa natural para el desastre, ya que las autoridades del gobierno nacional, que acompañarán a los técnicos, aseguraron que el caso no estuvo vinculado a la acción del hombre, luego de que se sugiriera que los desmontes realizados en la provincia de Salta podían haber tenido algún tipo de influencia.

La cuenca del Tartagal está conformada por los cursos de agua de los ríos Aguay y Tartagal que concluyen en la transición entre una formación de suelos arcillosos y arenosos y otra serie de características más pétreas y menos erosionables. Según la hipótesis que se maneja por estas horas, por las precipitaciones y por las características del terreno se produjeron desprendimientos en las laderas de los cerros, lo que depositó una gran cantidad de sedimentos en el río Tartagal y en el Aguay. Posteriormente, esa conjunción de agua, barro y árboles arrancados de cuajo, se depositó en el puente ferroviario que corría paralelamente a la avenida Packman, formando un dique natural que ocasionó el desvío del alud hacia sus márgenes, inundando la mayor parte de la ciudad, según sostuvieron desde la secretaría de Recursos Hídricos de la Nación.

El titular de dicha cartera, Fabián López, fue el encargado de desestimar ayer públicamente la posibilidad de que la deforestación o desmonte hayan provocado la crecida del río Tartagal y el alud que arrastró autos e inundó viviendas en esa ciudad, el lunes pasado.

“Categóricamente hemos descartado cualquier tipo de acción humana que puede haber influido en este fenómeno porque no se observaron deforestaciones, desmontes, ni desvíos del curso del río principal y sus afluentes”, señaló el funcionario en declaraciones radiales.

López, que sobrevoló la zona junto a otros funcionarios provinciales, aseguró que “la zona es de muy difícil acceso”. El objetivo de los sobrevuelos es, según explicó López “hacer una evaluación preliminar lo más precisa posible de lo ocurrido, hasta tanto arriben los miembros de un comité de expertos de varias universidades del país y otros técnicos nacionales y provinciales quienes harán la evaluación definitiva del fenómeno”.

Comentá la nota