Santiagueños acopian repelentes y ya se preparan contra el dengue

Algunas farmacias y supermercados de la ciudad capital están comprando tempranamente productos para ahuyentar al mosquito transmisor de la enfermedad para no quedar sin stock durante el verano, donde se espera el pico de la afección.
Mientras expertos santiagueños, y de todo el país, advierten que el nuevo brote del dengue podría adelantarse en la provincia y los primeros casos podrían detectarse en octubre próximo, decenas de personas en la ciudad capital ya comenzaron a comprar repelentes para ahuyentar al mosquito transmisor de la enfermedad.

Durante el primer brote que se produjo en febrero, en farmacias y supermercados de la provincia se quedaron sin stock de repelentes ante el masivo consumo de este producto por parte de la población, situación que ahora no sólo quieren evitar los comerciantes sino también la gente que busca tomar medidas de prevención para evitar contagiarse la enfermedad.

Ayer, en una recorrida que realizó EL LIBERAL por diferentes comercios de la ciudad capital, se pudo comprobar que aumentó considerablemente la venta de repelentes y espirales, como también sus precios, en relación con los exhibidos durante los meses de otoño e invierno.

"Desde que empezó el calor, la gente vienen a comprar repelentes todos días. Hemos observado un incremento en las ventas, no es que se acaba el producto, pero los clientes están empezando a comprar", comentó una farmacéutica del centro de la ciudad capital.

En cuanto a la preferencia del público en relación con el tamaño del producto, señaló: "La gente no tiene preferencias, lleva lo que hay, chico o bien en envases grandes. Por ejemplo, tenemos un repelente en stock de 60 gramos que lo vendemos a $5.40".

Recordó: "Durante el verano nos quedamos sin mercadería para ofrecer. A principio de año, conseguíamos 10 ó 20 unidades y las terminábamos en pocas horas. Para este período, seguro que se van a tomar medidas de antemano para que no falte".

Por su parte, otro comerciante de la calle 25 de Mayo ratificó la tendencia en alza en cuanto a la venta de repelentes y espirales. "Desde anoche que está en góndola y ya vendimos muchas unidades", expresó.

"El frasco de repelente grande está dieciséis pesos y viene uno para bebés que también lo compran mucho y que, por lo general, lo recomiendan los médicos porque es para la piel sensible de los bebés. Estos cuestan cerca de 18 pesos", comentó.

La situación no es diferente en las farmacias y en los comercios instalados en los barrios de la ciudad. En el barrio Ejército Argentino, una farmacéutica indicó que está pidiendo la provisión de repelentes para tener en stock durante este nuevo brote.

"Yo estoy pidiendo a los proveedores para tener el producto, porque en algunas droguerías no había en stock", manifestó.

Comentá la nota