En Santiago se venden hasta 2.000 kilogramos de marihuana por mes

Por el territorio provincial pasa una elevada cantidad de estupefacientes, aunque también son numerosos los desbaratamientos. Afirman que en Tucumán o en Córdoba se comercializa tres veces más que en Santiago.
Por semana, en todo el territorio provincial se estaría comercializando un promedio de entre 300 y 500 kilogramos de marihuana, cantidades que se duplicarían y hasta se triplicarían en provincias vecinas como Tucumán y Córdoba.

Fuentes de la Sección Santiago del Estero de Gendarmería Nacional confiaron a EL LIBERAL que en Santiago se habría incrementado el consumo al menudeo de este estupefaciente que se "expende" en forma de cigarrillo, más popularmente conocido como porro.

Para los expertos, el consumo guarda directa relación con el poder adquisitivo y durante un fin de semana normal con 300 a 500 kilogramos de marihuana se copa el mercado local, aunque puede incrementarse cuando se producen espectáculos musicales o folclóricos que convocan a miles de jóvenes.

Asimismo, se aclaró que hasta ahora Santiago del Estero todavía se mantiene como zona de tránsito, aunque la cantidad que ingresa y pasa por el territorio es elevada, pero así también son numerosos los desbaratamientos de estos cargamentos.

Consideran las calificadas fuentes que el narcotráfico es un negocio económico, donde se procura la colocación de un producto en un lugar de poder adquisitivo superior, por lo que se busca el tránsito a centros con alta densidad poblacional.

Asimismo, estiman que en Santiago el consumo de marihuana es reducido porque "hay una sociedad con fuertes valores de la familia, comparando con otros lugares que no es así".

Insisten en que la primera barrera es la familia "y eso en Santiago es muy fuerte, aquí todavía los jóvenes van a misa los domingos y hacen un culto de la amistad".

Añaden las fuentes que "el hecho de que los domingos todavía los jóvenes santiagueños que viven solos se van a comer a la casa de los padres, o que los hijos adolescentes van a almorzar con la abuela, lo que demuestra que la unión familiar todavía está vigente, lo que en otros lados no existe, y en la medida en que preservemos estos valores, habrá una barrera de contención contra las drogas".

Por otra parte, admiten que en muchos casos la familia niega la realidad de que la droga está y hay que tomar los recaudos, por lo que aconsejan que "si los hijos cambian sus hábitos de vida deben tomar carta en el asunto, tienen que hacer un seguimiento de lo hacen sus hijos, observar si se ponen irascibles, si no soportan la luz del sol o si salen menos".

En este punto, insisten: "La prevención es una pata fundamental, por eso es indispensable hablar con los hijos".

Aún así, recalcan: "No podemos negar que aumentó el consumo, es utópico decir que en Santiago no lo hay, pero comparando con Córdoba y Tucumán, la juventud de Santiago consume menos".

Los datos de la encuesta del Observatorio de la Droga indican que en Santiago del Estero el consumo de alcohol ocupa el primer lugar en el ranking con el 45 por ciento en varones y el 39,5% en mujeres, seguido por marihuana con el 3,5% en varones y el 2,6 por ciento en mujeres.

En cuanto a la cocaína, los guarismos bajan al 2,2 por ciento (varones) y 1,5% (mujeres), y el consumo de la pasta base (paco) llega al 2 por ciento entre los varones.

Comparativamente, en Tucumán el consumo de marihuana es del 5,8 y 2,9 por ciento, entre varones y mujeres, mientras el 2,4 y el 1,2 por ciento son adictos a la cocaína. La ingesta de bebidas alcohólicas es del 56 por ciento en varones y 50 por ciento en mujeres.

La media nacional en consumo de marihuana es del 63 por ciento en varones y el 58 por ciento en mujeres; la marihuana es del 11,1 y 6,7 por ciento, los adictos a la cocaína suman el 4,5 y el 2,5 por ciento, y el consumo de la pasta base -en constante incremento- es del 3,4 y el 2,8 por ciento.

Comentá la nota