Santiago ya tiene su ley libre de humo

Establece que no se podrá fumar en espacios cerrados con acceso al público, tanto en el ámbito privado como oficial, y también define las excepciones. Resta determinar la autoridad de aplicación.
Los diputados provinciales aprobaron ayer la ley que prohíbe fumar en cualquier espacio cerrado con acceso al público, tanto en el ámbito público como privado de la provincia.

El artículo 1º de la norma acordada entre los legisladores contempla que como espacio común se entiende pasillos, escaleras, baños y vestíbulos.

En la oportunidad, el presidente de la Comisión de Legislación General, diputado Humberto Juárez precisó que la sanción de la ley por la que Santiago se declara libre de humo tiene como idea "proteger a los santiagueños del flagelo del tabaco".

Uno de los puntos que más debate tuvo en el recinto fue el artículo que especifica las excepciones a los lugares donde se prohíbe fumar y el órgano de aplicación de la misma. Incluso ello ha llevado a modificar varios artículos además de suprimir 5 e incorporar uno, dejando finalmente la Ley en 13 artículos de los 17 que eran en un principio.

En lo que se refiere a las excepciones de los lugares para fumar, se contemplan:

- Los patios, terrazas, balcones y demás espacios al aire libre de los lugares cerrados de acceso al público.

- Centros de salud mental y centros de detención de naturaleza penal y/o contravencional.

- Salas de fiestas cuando éstas sean utilizadas para eventos de carácter privado.

- Salas de entretenimiento y/o juegos, cuya actividad fuera autorizada por el Estado provincial y/o explotadas por el mismo, en la que no se permita la entrada de menores de 18 años, las que deberán contar con un sistema de purificación y ventilación que resulte suficiente para disipar la propagación de los efectos nocivos provocados por el tabaco.

En lo que refiere a la autoridad de aplicación se ha acordado, a través del artículo 12 que el Ejecutivo determinará la autoridad de aplicación, pudiendo delegar o compartir la autoridad con los municipios.

Comentá la nota