Santiago tendrá un régimen de promoción cultural propio

Busca incentivar la participación privada en el financiamiento de proyectos artísticos.
Hoy será tratado en el recinto legislativo el despacho de la ley por la que se crea el régimen de promoción cultural de la provincia, destinado a estimular e incentivar la participación privada en el financiamiento de proyectos culturales y/o artísticos. La ley crea las figuras de los patrocinadores y benefactores.

Los primeros serán todos los contribuyentes del Impuesto sobre los Ingresos Brutos que contribuyan al financiamiento total o parcial de proyectos culturales aprobados por el Consejo de Promoción Cultural que relacionan su imagen o la de sus productos con el proyecto patrocinado, o requieren algún tipo de contraprestación de los responsables del proyecto para cuyo financiamiento contribuyen.

Los benefactores serán todos los contribuyentes del Impuesto sobre los Ingresos Brutos que contribuyan al financiamiento total o parcial de proyectos culturales aprobados por el Consejo de Promoción Cultural, sin relacionar su imagen con el mismo, ni exigir contraprestación de ningún tipo de su aporte.

Financiamiento

El 50% del monto de los financiamientos efectuados por los patrocinadores en virtud del régimen será considerado como un pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos correspondientes al ejercicio de su efectivización. Mientras que el 100% de los montos de los financiamientos efectuados por los benefactores en virtud de dicho régimen, será considerado como pago a la cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos correspondiente al ejercicio de su efectivización.

Las personas físicas o jurídicas que sean benefactores o patrocinantes de proyectos culturales contarán con una reducción del 20% o del 10%, respectivamente, de la alícuota correspondiente a las actividades gravadas por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, teniendo como máximo del beneficio el monto aportado.

En ambos casos, dicha reducción se realizará sobre la base que se hace el descuento financiero por pago de contado con el Impuesto sobre Ingresos Brutos.

Cuando los patrocinadores abonen el Impuesto a los Ingresos Brutos y deduzcan el 10% del total que les correspondiere pagar, dentro de las 48 horas posteriores deberán depositar en una cuenta bancaria a nombre del beneficiario una suma equivalente al doble del importe impositivo.

Comentá la nota