Santiago recordó ayer el Golpe más sangriento de la Argentina.

Santiago recordó ayer el Golpe más sangriento de la Argentina.
Los organismos de derechos humanos, acompañados por una multitud de gente, partidos y personalidades políticas realizaron una marcha y un emotivo acto en la Plaza del Maestro.
“Por esos muertos, nuestros muertos, pedimos castigo, para los que de sangre salpicaron la patria, pedimos castigo, para los verdugos que mandaron esta muerte, pedimos castigo, para el traidor que ascendió sobre el crimen, pedimos castigo”, dijo María Elena Correa, frente a donde funcionaba la ex Dirección de Investigaciones de la Provincia, que vio caer a decenas de santiagueños, con su cuerpo mancillado por las torturas.

La Marcha por la Memoria, que se desarrolló en nuestra provincia, sirvió para recordar los 33 años del golpe de Estado, que dejó como triste saldo, la aniquilación de la industria nacional y 30.000 desaparecidos, que habitan en la memoria de los cientos de personas que ayer se congregaron a homenajearlos. Acompañados por distintas agrupaciones y figuras políticas de la provincia, los organismos de derechos humanos marcharon desde Plaza Libertad para realizar el primer homenaje en el lugar donde se emplazaba la ex Side santiagueña, luego se trasladaron a la Plaza del Maestro donde se realizó el acto central.

En el mismo lugar, donde hace varios años se recuerda la fecha del comienzo de la sangrienta dictadura de Jorge Rafael Videla, María Elena retomó el micrófono y dijo: “Las fuerzas armadas fueron creadas para defender al pueblo y desde 1930 se dedican a destruirlo a favor de la clases dominantes de turno, hace más de medio siglo que aterrorizan a la sociedad civil argentina ¡son los grandes terroristas del país!”

Por su parte el titular del Instituto Espacio por la Memoria, Luís Garay, señaló que este acto se trata de “renovar el compromiso con el presente y con el futuro, creemos que la convocatoria ha sido importante, lo que nos hace pensar que la memoria se está reavivando, entonces no solamente es el recuerdo de lo que fue el nefasto golpe del 76, sino también lo que significa para el futuro, que es la posibilidad de retomar aquellos principios de un país con equidad, con justicia social, fundamental y plena vigencia de los derechos humanos, esa es nuestra manera de saldar la deuda con aquellos que cayeron por esos ideales”.

En la Plaza del Maestro, además de los oradores los presentes disfrutaron de distintas representaciones teatrales y performances relacionadas con la última dictadura militar.

Los familiares y víctimas de los represores, recordaron a sus caídos, y en tiempos en que algunos piden pena de muerte, ellos como hace 30 años valientemente pidieron justicia.

Comentá la nota