Santiago: Pese a la suba de tarifas en alquileres, no hay fincas disponibles

Las zonas más elegidas continúan siendo la de El Zanjón y la de Maco.
Sin dudas desde hace unos años, las fincas o casas de fin de semana se han convertido en una opción muy buscada por los santiagueños que no pueden alejarse de la provincia por diferentes cuestiones.

En la actualidad y a pesar de que en este año las mismas dieron cuenta de un incremento del 15%, aproximadamente, éstas continuaron siendo una opción más que válida.

Al respecto, Mirta Salto expresó que "tal situación se refleja en los alquileres realizados, puesto que desde el mes de noviembre y hasta febrero ya no hay disponibilidad".

Según indicó Salto, "además de ser una alternativa a costos un tanto más bajos que otros destinos turísticos, se ha convertido en una válida opción para muchas familias santiagueñas, que por distintas razones no pueden alejarse de la ciudad, pero no sólo en el verano sino también en cualquier otra época del año".

Por su parte, además, especificó que "aunque si bien el destino más elegido para alquilar es la zona de El Zanjón, desde hace un tiempo, la de Independencia prolongación, esto es Maco, Maquito, la Ruta 1, camino a Los Romano, San Carlos en La Banda, y la Ruta 50, también comenzaron a tener su incremento y movimiento inmobiliario".

También comentó que "el alquiler en el mes de noviembre en estas zonas fue bastante", por lo que argumentó que "hay un grupo importante de clientes de este tipo de casas que son los santiagueños que viven fuera de la provincia y vienen a Santiago a pasar las fiestas con sus familias" y agregó: "Muchos alquilan desde mediados de diciembre para pasar las fiestas y ya se quedan hasta los primeros días de enero o bien toda la temporada".

Los precios desde $1.500 por mes

Según las comodidades y los ambientes, el alquiler de una finca con pileta puede variar entre los $1.500 hasta los 4.500 pesos por mes, incluyendo en este último caso, el jardinero y hasta el servicio doméstico. Según indicó Mirta Salto, hubo en oferta casas pequeñas con un solo dormitorio y hasta con más de cuatro habitaciones, living, piscina y comodidades como quinchos, canchas de voley, fútbol y minigimnasios.

Salto ejemplificó: "Una casa de dos o tres dormitorios con pileta y todos los servicios ronda los $1.500 por mes y, en este caso, corre por cuenta del inquilino los gastos de cuidadores, jardineros o personal de mantenimiento de la piscina".

Finalmente, indicó que muchos eligen la modalidad de alquilar entre dos o tres familias, de modo que el número final sea un poco menor al esperado.

Comentá la nota