En Santiago, la lucha contra el dengue tiene aliados tecnológicos y naturales

Alerta. Para la eliminación de criaderos de mosquitos, como se hace en todo el país, en la provincia muchas personas colocaron en sus casas plantas carnívoras, depredadores naturales del mosquito Aedes aegypti, y se usan programas informáticos para enseñar a la gente a combatir la epidemia.

Ante la amenaza latente de que este año el serotipo del virus sea diferente al que circuló en el primer brote y que pueda generar cientos de casos hemorrágicos, en Santiago del Estero la lucha contra el dengue no sólo es cuestión de Estado, sino también preocupación de cada uno de sus habitantes, muchos de los cuales incluyeron en esta dura batalla elementos no convencionales para combatir la enfermedad, como la utilización de programas informáticos y el uso de plantas carnívoras que funcionan como depredadores naturales del mosquito transmisor.

Aunque a muchos les pueda resultar extravagante, en Santiago del Estero, donde el primer brote de la enfermedad afectó a 605 personas, mucha gente optó por adquirir plantas carnívoras para erradicar el mosquito de sus hogares, insecto que si cambia de serotipo y vuelve a picar a alguien que ya sufrió la afección, puede ocasionarle incluso la muerte, porque lo podría llevar a la fase hemorrágica del dengue.

La iniciativa causó polémica en todo el país luego de que Pablo Durán, un productor de Buenos Aires, recomendara esta alternativa para luchar contra la enfermedad en las provincias de mayor riesgo de contagio.

Las plantas actúan atrayendo y atrapando los insectos como un controlador natural de la especie.

Muchos santiagueños ya realizaron sus pedidos desde distintos puntos de la provincia y compraron plantas adultas o las semillas para sembrarlas en sus propios hogares.

Sus hojas, flores y cepos tienen colores y formas muy llamativas. Atrapan a sus presas mediante las gotitas de pegamento dulce sobre sus hojas y el proceso de digestión puede tardar de tres a seis días, dependiendo de la contextura de la planta.

Pero no sólo se incluyó en esta lucha a este método natural. En zonas inhóspitas de la provincia, donde hace poco tiempo era impensado llegar con campañas de promoción y prevención del dengue, y de otras enfermedades virósicas, hoy se incluyó a la informática como aliada indispensable en la lucha contra la enfermedad.

Recientemente, la ministra de la Producción de la Nación, Débora Giorgi, y su par de Salud, Juan Manzur, convinieron utilizar los centros de enseñanza del programa Mi PC, que depende del Ministerio de Producción, como alternativa para la difusión de las campañas para concientizar sobre el dengue.

Precisamente, en Quimilí y Monte Quemado, dos de las ciudades del interior santiagueño más acosadas por la enfermedad por su vinculación geográfica con provincias de riesgo sanitario de dengue, como Chaco y Formosa y Salta, pusieron en funcionamiento esta alternativa para que la gente pueda estar informada sobre el dengue y pueda actuar en consecuencia.

Es así como en estas localidades, los centros equipados con computadoras se convirtieron en punto de encuentro para que la gente reciba las campañas de prevención, mientras accede a la enseñanza de computación.

Comentá la nota