Santiago inicia obras para que llegue agua a Santa Fe

Fuentes seguras confirmaron al Multimedio que Gerardo Zamora ordenó mejorar la conducción del río Salado, que recibirá aporte del río Dulce, por el canal Jume Esquina.
Una comunicación telefónica del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, con su par santiagueño, Gerardo Zamora, producida en el día de ayer, motivó la expresa decisión del primer mandatario provincial de hacer todo lo posible en la concreción de trabajos que permitan mejorar la conducción de agua en territorio santiagueño para que la misma llegue al norte santafesino. Así lo señalaron altas fuentes oficiales consultadas ayer por Nuevo Diario, que anticiparon que hoy mismo comenzarán los trabajos de mejora de las condiciones desde Colonia Dora aguas abajo hasta el límite con Santa Fe.

Como ya se publicó, en una recorrida vía aérea sobre el cauce del río Salado, realizada desde Colonia Dora a Tostado que fue compartida por funcionarios santiagueños y santafesinos, quedaron al descubierto no muy óptimas condiciones para el transporte del recurso hídrico que existen en el trazado.

Y según dijeron funcionarios y técnicos, esta es una gran dificultad para que Santa Fe reciba agua para alivianar la difícil situación de Tostado.

El recurso

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es de dónde sale el recurso que se enviará a Santa Fe.

En este sentido, aforos realizados en la Provincia permitieron dar cuenta de que Salta elevó un poco el cupo enviado al límite interprovincial con Santiago -de 10 metros3/s a 14 metros 3/s- pero se conoció que ese caudal podría llegar a territorio santafesino "recién en 60 días". Ello motivará que una vez más, Santiago haga uso del agua de trasvase del Dulce al Salado, a través del Jume Esquina, para satisfacer el pedido santafesino. Y es probable que este caudal llegue a Tostado en 72 horas más, aunque su volumen dependerá de cuánta agua se almacene en los bañados de Navicha, quizás la zona en la que más se pierde el recurso al momento de su conducción.

La medida del Gobierno santiagueño para aliviar la situación santafesina no se limitará a hacer mejoras en la conducción sino que además deberá moderar el uso del agua que se utiliza en la zona conflictiva del Salado. Lo que en definitiva se hará es demostrar con hechos concretos que la Provincia realiza todo lo que está su alcance para ser solidario con otras jurisdicciones a las que las está afectando la sequía.

Los mismos funcionarios santiagueños sostienen que se está enviando por el Salado "todo lo que tenemos", pero que también existe la necesidad de abastecer a canales propios como el de Dios y el de la Patria, ubicados en el norte provincial.

Comentá la nota