Santana: "Aunque no soy goleador, ojalá la pueda seguir embocando"

Santana:
SAN LORENZO: El día después de la notable goleada de San Lorenzo a River, el volante dice que "éste es el camino a seguir".
Fue uno de los hombres del domingo. Por su gol, que a los 30 segundos le cambió la perspectiva a un partido que pintaba chivo; y por el morbo de convertirle a River, club que lo liga a un pasado cercano y que casi le cuesta un conflicto sin retorno con la dirigencia de San Lorenzo, a mediados de 2005. Ese año, la intención del club de Boedo era comprar un mínimo porcentaje del pase de Jonathan Santana --ya había renovado dos veces el préstamo--, pero los de Núñez metieron mano, tentaron al volante y se lo birlaron para reemplazar el hueco que dejó el éxodo de Javier Mascherano al Corinthians.

Ese gol fue todo un símbolo para la gente de San Lorenzo por todo lo que se habló cuando te fuiste a River. ¿Lo sentís así?

Se habló demasiado y no quiero volver atrás porque hubo muchas cosas raras; pero, sinceramente, cuando me llegó el momento de ir a River lo tomé con tranquilidad. Y ahora volver acá también lo tomo de la misma manera porque siempre traté de dar lo mejor en los clubes en que estuve.

Te saludaste con muchos jugadores de River...

Y sí... River fue uno de los clubes que marcó mi carrera porque se me dieron las cosas y pude dar el salto a Alemania. Tengo recuerdos muy lindos.

En el mediodía de Bajo Flores, bajo un calor intenso, Santana se sintió Fabbiani por un rato. En el trayecto de la cancha auxiliar al vestuario, el volante atendió una docena de medios. Fotos por aquí, alguna firma por allá y, más tarde, también atendió a Clarín. "Si sigo así voy a salir hasta en el Discovey Channel", bromeó Jhony mientras posaba para la foto y contaba el primer tanto del lapidario 5-1 que le propinó San Lorenzo a River. Su gol: "Se la paso a Adrián González y la pelota empieza a circular por la izquierda. Bergessio encaró por el fondo y yo recién estaba entrando al área grande, y me paso porque mi intención fue anticipar a Abelairas, que pensé que llegaba a cortar el pase. Cuando veo que la pelota pasa, medio me queda de costado y la engancho justo".

¿Russo te había pedido proyección o tu tarea era más de marca?

Me pidió equilibrio en la mitad de cancha. No me dijo nada de llegar al área, pero si la jugada venía por la otra banda por supuesto que lo tenía que hacer.

Estás acostumbrando a la gente a gritar tus goles. Le convertiste a Tigre, a River...

Ja, pero con tranquilidad. Sé que no soy goleador. Hago goles, pero no siempre.

Ahora te van a exigir que también la metas en la Libertadores.

Ojalá. Dios quiera que la pueda seguir embocando, pero tampoco me vuelvo loco porque no es mi función. Sí dar el máximo por el equipo y, de vez en cuando, meter algún gol.

¿Creés que el del domingo fue el rendimiento ideal, el techo de este San Lorenzo?

No, hay cosas para mejorar y ojalá se pueda llegar a la perfección. Hay que seguir por este camino porque así vamos bien.

Comentá la nota