La UTE santafesina quedó afuera

Gullermo Godoy dio muchas vueltas para decirlo, pero finalmente puso negro sobre blanco y admitió que Santa Fe y Recreo, las dos empresas que mejor habían calificado para quedarse en San Luis por cinco años más, quedaron fuera de competencia, luego de la decisión que tomó el Concejo ayer.
El argumento se centró en el paro del 29 de octubre, sumado al precio del boleto que pidieron. Godoy habló de "maniobras extorsivas" por parte de los empresarios.

Hay una cuestión de desconfianza mutua, ya que los choferes juran y perjuran que el paro fue decidido por ellos porque la provincia le retenía los fondos destinados a sus haberes y la UTE no les pagaba. En la Municipalidad toman al paro como un lockout patronal para presionar por el aumento del boleto.

Del otro lado, los choferes no le creen a las autoridades cuando dicen que la decisión de bajarle el pulgar a la empresa no estuvo influenciada por las declaraciones del gobernador Rodíguez Saá. Alicia Lemme, ayer juraba y perjuraba que lo habían decidido "el jueves por la noche", anterior a la declaración pública del gobernador, que mostró su enfado y mandó un "mensaje" cuestionando a la empresa que vinculan con el kirchnerista Agustín Rossi, presidente de la Cámara de Diputados.

En una extensa entrevista, en la que el camino de las palabras era má extenso que el esperable, Godoy habló de todos los temas y finalmente dio todas las precisiones que el periodismo le pedía.

Comentá la nota