En Santa Fe, los tamberos vuelven a sacar los tractores

En Santa Fe, los tamberos vuelven a sacar los tractores
Cortarán hoy los accesos a SanCor en reclamo de mejores precios para la leche.
Los tractores y camionetas volverán a la ruta antes de lo pensando. Si bien la Mesa de Enlace había prometido no lanzar protestas hasta marzo, diversos grupos de productores sacarán esta semana sus vehículos a la calle. En reclamo de una mejora de los precios, medio millar de tamberos de Santa Fe bloqueará hoy los ingresos a una planta de SanCor. En esa misma provincia, la Federación Agraria movilizará mañana su tropa hacia Villa Constitución, para solidarizarse con un millar de trabajadores metalúrgicos que ven amenazado su empleo. La protesta podría provocar el corte de la autopista que une Buenos Aires y Rosario.

El bloqueo de la fábrica de SanCor en la localidad de Castellanos fue decidido por tamberos "autoconvocados" de toda la provincia, que hoy temprano se concentrarán en el lugar para impedir el tránsito de mercadería "por varias horas", según explicó Agustín Muller, uno de los promotores de la protesta.

Los lecheros reclamarán que el Gobierno y la industria láctea cumplan con el acuerdo que anunció la presidenta Cristina Kirchner, y que aseguraba a los productores el pago de 1 peso por litro de leche. "Creímos en el Gobierno, pero ya no más", relató Muller, que está cobrando mucho menos de lo prometido, unos 65 centavos por litro. SanCor es una de las empresas que firmó el pacto que no se cumplió, y que fue promovido por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Luego del bloqueo a la planta, los tamberos prometen avanzar hacia un "paro lechero nacional".

Mientras se realice esta protesta, en Rosario los titulares de la UOM de Santa Fe, Alberto Piccinini, y de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, anunciarán una movilización conjunta hacia la Ruta 9 y el acceso a Villa Constitución. Mañana, así, los tractores de los chacareros se sumarán a la protesta de los obreros metalúrgicos de esa zona, que reclaman una solución a la crisis de Paraná Metal, una autopartista que en diciembre solicitó su concurso de acreedores, y que podría dejar en la calle a sus 800 operarios de planta permanente y a otros 300 contratados.

Existiría un grupo inversor interesado en reflotar esa fábrica. Pero las negociaciones con el sindicato local se paralizaron luego de que propusiera, para tomar el control, una rebaja salarial para todos los empleados. Que se evite que el peso de la crisis recaiga sobre los sectores más pobres, sean trabajadores de la industria o del campo, es justamemte lo que reclamarán sobre la autopista, y juntos, la UOM y la Federación Agraria.

Comentá la nota