La UTE de Santa Fe sumará diez colectivos.

Cinco serán incorporados mañana y los otros cinco el miércoles. La Municipalidad y la nueva empresa automotor trabajan en conjunto para responder ante la gran demanda de pasajeros. En marzo habrá 85 vehículos circulando por la ciudad.
“Los coches nuevos son grandes y muy lindos, pero hace 35 minutos que estamos esperando el colectivo. Así esto no va a funcionar”. La frase de Raúl, un pasajero que viaja en colectivo todos los días, representa las voces de todos los usuarios que ayer al mediodía esperaban la línea N en la esquina de Chacabuco y Belgrano. La nueva empresa de transporte interurbano despierta elogios por el confort de sus unidades pero también fastidio por la “tardanza”. Para atender las demandas de los vecinos la Municipalidad y la UTE santafesina comenzaron a trabajar en conjunto:

“Le solicitamos a la empresa que aumente de inmediato el parque automotor. Van a sumar diez vehículos: cinco mañana y los otros cinco el miércoles”, afirmó Guillermo Godoy, secretario de transporte municipal.

Gerardo Ingaramo, el gerente de la UTE de Santa Fe, ratificó la medida: “Las 10 unidades que se iban a incorporar en febrero se van a incorporar de manera anticipada porque creemos que debemos mejorar los servicios en algunos ramales. Así vamos a aumentar las frecuencias y los usuarios no tendrán que esperar demasiado”.

La nueva empresa de transporte empezó a brindar sus servicios el 3 de enero. Los plazos previstos en el acuerdo determinaban que en enero circularían 50 coches, en febrero se sumarían otros 10 y finalmente en marzo se completaría el parque automotor de 75 colectivos con 15 unidades más, pero ante la demanda de usuarios los planes se aceleraron.

“En enero del 2008 la empresa anterior (SAISA) trabajaba con 40 vehículos y eran suficientes. Hoy hay 50 colectivos circulando pero no son suficientes. Esto demuestra que el número de usuarios ha crecido notablemente. Por eso después de analizar el movimiento durante los primeros días decidimos acortar los tiempos”, dijo Godoy.

El funcionario informó que en marzo habrá 85 vehículos disponibles para circular por las calles de San Luis, diez más de los previstos. La incorporación de los coches seguirá realizándose de manera gradual: durante la primera decena de febrero llevarán 10 y a fines de ese mes los últimos 15.

“Teníamos previsto que la nueva empresa trabajara con 75 colectivos, como lo hacía SAISA, pero finalmente van a ser 85 los coches”, resaltó el secretario.

Lo que viene: Tarjetas recargables

Con la llegada de la nueva empresa de transporte los sanluiseños tuvieron que habituarse a un sistema de cobro diferente. Los pasajeros le pagan al chofer, éste aprieta un botón y el ticket es expendido por una máquina que se encuentra detrás del asiento del conductor. El objetivo es que la gente empiece a tomar contacto con este sistema porque en los próximos meses los colectiveros dejarán de administrar el dinero en los coches.

“Apuntamos a que en 120 días se pueda lanzar el sistema de tarjeta sin contacto y un sistema de cambio justo. Es decir la gente va a poder pagar con el dinero justo en la máquina o pasar una tarjeta recargable para abonar el boleto. Esto que significa que el chofer no va a tener que manejar más dinero. Esto lo vamos a hacer por una cuestión de seguridad, pero sobre todo para que no tenga que distraer su atención al conducir”, adelantó Ingaramo.

Para esto la firma planifica poner entre 40 y 50 puestos de recarga para la tarjeta en diferentes sectores de la ciudad.

Comentá la nota