Santa Fe: subió cinco por ciento la demanda de salud pública

Santa Fe: subió cinco por ciento la demanda de salud pública
El ministro de Salud, Miguel Angel Cappiello, afirmó que aumentaron las consultas y la atención en terapia intensiva en los hospitales públicos de Santa Fe, a pacientes que antes eran atendidos en las obras sociales.
Si bien la situación aún no es alarmante, el ministro de Salud de la provincia, Miguel Angel Cappiello, advirtió que los efectores públicos registraron un incremento de un 5 por ciento en la demanda de servicios sanitarios. Según la lectura del funcionario, esta situación se debe a los despidos producidos en algunos sectores económicos que vuelcan en los hospitales a trabajadores que hasta ahora se hacían atender por una obra social.

"Ha habido más consultas en las guardias, servicios ambulatorios, y en los últimos 15 días tuvimos un aumento en las camas de terapia intensiva ocupadas", dijo el ministro. "Está empezando a aumentar la demanda de la salud pública en varios lugares de la provincia , principalmente, en el norte donde se registra el despido de peones rurales que poseen la obra social Osprera, y en el sector industrial del sur de la provincia".

Cappiello aseguró que por ahora son demandas puntuales y no se mostró alarmado por la situación, aunque advirtió que si se siguen registrando cesantías, el panorama podría empeorar "en los próximos dos meses cuando el personal despedido se quede sin seguridad social".

El funcionario destacó un dato de interés para quienes atraviesen la situación de desempleo: el trabajador despedido y su grupo familiar primario tienen derecho a continuar recibiendo cobertura médica mientras dure la percepción del seguro por desempleo, salvo que el despido sea con causa justificada donde sólo se extiende por tres meses el beneficio de obra social.

El ministro precisó que el 42 por ciento de la población santafesina es tributaria del sistema público de salud, pero no arriesgó a dar una cifra acerca del eventual incremento en la atención. Sólo aseguró que "es muy difícil que el sistema de salud pública colapse, porque siempre hay posibilidades de dar respuestas cuando se trata de garantizar el derecho a la salud".

"Espero que el panorama no empeore -dijo- que no haya despidos masivos y que las fuentes de trabajo se mantengan, pero por las dudas estamos tomando todas las previsiones necesarias: incorporando tecnología, iniciando obras hospitalarias que se van a ver en algún tiempo".

Cappiello añadió que ante una posible sobredemanda, se están generando acuerdos con el ámbito privado en el caso de necesitar más camas de terapia intensiva o para algunas prestaciones que ya hoy los hospitales derivan a las clínicas, como los tratamientos de radioterapia.

En la peor crisis del país de los últimos tiempos como fue la de 2001-2002, el porcentaje que se hacía atender en efectores públicos subió a "50 ó 55 por ciento", según Cappiello.

Comentá la nota