Santa Fe sigue sin información sobre la suba de los subsidios

Rige desde el primer día hábil del año la nueva alícuota que tiene como destino a las empresas del interior del país. Recién en febrero se sabrá cuánto le corresponde a cada colectivo.
Cautela y prudencia parece ser la decisión del gobierno provincial en torno de la vigencia del incremento del 1% de impuesto al gasoil para destinarlo, exclusivamente, a mejorar el subsidio al transporte urbano de pasajeros del interior del país. La norma entró en vigencia el pasado 1º de enero y surgió de un proyecto de ley del jefe de la bancada kirchnerista de Diputados, Agustín Rossi quien explicó que esto significará para Santa Fe una mejora de 20 millones de pesos con respecto del 2008. En el reparto de ese nuevo uno por ciento quedaron excluidas la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el área metropolitana que la rodea.

El secretario de Servicios Públicos de la provincia, Alejandro Boggiano, optó por no hacer declaraciones sobre el tema a la espera de que en febrero el gobierno nacional empiece a girar los fondos correspondientes a enero de este año y entonces saber en qué consistió la mejora. Sí aclaró que, hasta este viernes, no hubo decreto alguno que reglamentara la ley por lo que se descuenta que el reparto de estos fondos se hará siguiendo los criterios vigentes, dejando afuera a Capital y Gran Buenos Aires.

“Cuando tengamos los primeros números en febrero sabremos cómo es la mejora y podremos opinar. Por ahora, vamos a esperar” se disculpó el funcionario.

Rossi anunció que la ciudad de Rosario recibiría en 2009 para su sistema de transporte urbano de pasajeros 10 millones de pesos más que en el 2008, mientras que para la ciudad de Santa Fe la suba será de casi 3 millones y medio de pesos. En total, la provincia recibiría aproximadamente 36 millones de pesos durante el 2009, unos 20 millones más que en 2008”, remató el kirchnerista.

Varios interrogantes

Uno de los subsidios que tiene el transporte automotor es el surgido del impuesto al gasoil. El año pasado hubo fuertes críticas del interior expresadas en viajes a Buenos Aires, asambleas y audiencias públicas por la distorsión en el reparto a favor de las empresas de Capital y Gran Buenos Aires a las que se les permitía tener una tarifa mucho más baja que en el resto del país. La respuesta de Rossi fue el proyecto que quedó convertido en ley. En tanto, esta semana, el gobierno central ajustó las tarifas urbanas en Capital por bajar, en parte, los subsidios al sector.

La gran duda es cuánto va a recaudar este año el fondo debido a que la crisis supone que habrá menor consumo de gasoil y por ende menos impuestos recaudados. La menor actividad del sector agrícola y la reducción del ritmo del transporte de cargas abre interrogantes sobre cuánto recaudará el Estado para después repartir.

Tanto en el gobierno provincial como en los municipales que tienen servicio urbano de transporte reconocen que mes a mes cambia el importe recibido, producto de la recaudación del impuesto.

Al momento de sancionarse la ley, Rossi dijo que la medida apuntaba a “moderar los costos del transporte y, por lo tanto, evitar sucesivos aumentos del costo de los pasajes. De esta manera damos una respuesta a los usuarios del servicio de transporte del interior del país con el fin de mantener las tarifas y la calidad de la prestación del servicio”.

Por ahora, no se habla de cambios en el precio del boleto de transporte urbano en Santa Fe y Rosario y tampoco en el transporte interurbano de media y larga distancia con cabecera en ambas ciudades. Este último sector tuvo dos subas el año pasado. La expectativa está en la discusión salarial de la UTA cuyo nuevo convenio debe definirse en marzo.

///

EL DATO

Colectivos

En el caso de Santa Fe, son 1.340 unidades de urbano, suburbano y corta y media distancia las que se encuentran incluidas en el subsidio nacional, que mes a mes llega a las empresas a través del Sistau y que serían los beneficiarios de la mejora. La mayor cantidad de coches están en Rosario y Santa Fe y sus respectivas áreas metropolitanas. También hay transporte urbano en Rafaela, Villa Constitución, Reconquista y Venado Tuerto.

Otros 500 coches, de empresas que cubran trayectos de más de 60 kilómetros, no perciben subsidio alguno y deben mantenerse con el corte de boletos.

///

ADEMÁS

Miradas encontradas

El presidente del bloque de diputados provinciales del PJ-FPV, Luis Rubeo, le pidió al secretario de Servicios Públicos de Santa Fe, Alejandro Boggiano, que “deje de hacer lobby para aumentar el boleto del transporte urbano de Rosario”. Es que el funcionario había dicho que de acuerdo con las estimaciones de Agustín Rossi y al número de pasajeros transportados el año pasado, la mejora podía significar 10 centavos más por pasajero.

“En vez de pensar qué bueno que se consiguieron 10 centavos más por pasajero de subsidio para el sistema de transporte, Boggiano sólo plantea que será insuficiente y de esa manera prepara el terreno para un nuevo aumento del boleto”, subrayó el legislador. Boggiano prefiere no avanzar sobre la cuestión y plantea que su apreciación fue a partir de una operación matemática.

Pero Rubeo fue más allá. “Los funcionarios de la provincia y la Municipalidad de Rosario hacen lobby para los empresarios del transporte. Otra vez vemos a la provincia y a la Municipalidad en un mismo sentido, que es preparando un nuevo aumento, la única política coherente de ambas administraciones”.

Comentá la nota