En Santa Rosa, Marín le dijo a los militantes de Convergencia que aceptará ser el presidente del PJ

El ex gobernador y actual senador nacional Rubén Marín aceptó este sábado el ofrecimiento para ser presidente del Partido Justicialista pampeano, con lo que se empieza a poner fin a la dura interna entre vernistas y marinistas en la provincia.
"Sé que es una papa caliente. Sé que no venimos a un almuerzo: venimos a sacar al peronismo y a las papas del fuego", expresó en su discurso. "Voy a aceptar la presidencia del partido. Pero no voy a aceptar para ser fiscal de la conducta de nadie", agregó. Y desató una ovación.

Marín y sus militantes de Convergencia se sintieron marginados y humillados por el vernismo desde que, en 2007, perdieron la interna con Oscar Jorge, recordó DiarioTextual.com.

Pero en agosto, a minutos de que concluyera el Congreso Provincial del PJ, Verna le pidió que presidiera el partido luego de la ajustada victoria en las legislativas. No quiere arriesgarse en 2011.

El acto se hizo en el Club Independiente de la capital provincial, colmadísimo.

Marín fue el único orador. "Valoramos y agradecemos el gesto porque entendieron que nos somos adversarios, sino que éramos compañeros marginados", dijo el senador nacional.

El veterano dirigente pidió por la unidad del PJ. "La realidad es que nos precisamos, si es que queremos ganar las próximas elecciones", manifestó.

También tuvo un párrafo para los dirigentes del peronismo que, en las últimas elecciones, han ido por fuera de la estructura del PJ. Entre ellos, aunque sin nombrarlos, a Juan Carlos Tierno, Alberto Balent y Darío Hernández.

"A los compañeros que por una u otra razón se han ido, les pido humildemente que reflexionan y vuelvan al partido", dijo.

"Debemos dejar de lado los rencores y tenemos que mostrar lealtad no solamente en el peronismo sino también de cara a toda la sociedad".

El arreglo incluye la participación en las conducciones partidarias de toda la provincia. Según se dijo extraoficialmente, un 60 por ciento para la Plural y un 40 por ciento para Convergencia.

"Dejemos de lado todo lo que nos bancamos, que fueron muchas y muy dolorosas. Dejémoslo de lado en pos de la unidad, porque sino nos vamos a lastimar. Demostremos una vez más la grandeza para lograr la unidad del partido", dijo.

El ex gobernador expresó, una vez más, que la victoria del 28 de junio del PJ se percibió como una derrota. "La sociedad nos dio un mensaje en las urnas", expresó. "O lo tomamos, o somos tan torpes y seguimos igual. Nosotros que andamos y sabemos como ustedes, sabemos que los que se fueron son votos nuestros. Y la culpa no es del que no nos votó. La culpa es nuestra y hay que saber por qué se fueron para lograr que vuelvan".

El viernes, el ex gobernador Marín dijo que, en medio del acercamiento de las líneas internas Convergencia y Plural, no le pedirá cargos a Oscar Jorge.

"Esa es una responsabilidad del gobernador", dijo. "El sabrá si nos precisa o no. En mi caso, no seré el que le vaya a pedir cargos al gobernador. Podré llevarle inquietudes que uno observe, para que él las canalice... pero ver como pone funcionarios, no. El tiene doble responsabilidad: tiene que gobernar y también facilitar el proceso electoral del 2011", expresó.

Marín, líder de Convergencia, cerró esta semana acuerdos con la línea Plural, que comanda Carlos Verna. Ambos se reunieron esta semana, en Pico. No fue el gobernador Oscar Jorge. Es más, ni sabía. "¿Por qué no le avisamos? El es de la Plural. Supuse que a lo mejor le habían dicho, no me corresponde hablar a mí", dijo.

Comentá la nota