Santa Rosa: cruce de acusaciones tras el pedido de sanción al intendente.

Santa Rosa: cruce de acusaciones tras el pedido de sanción al intendente.
En los últimos días, el Concejo Deliberante recibió notas de firmantes que se retractan, de vecinos que cuestionan a un edil y del jefe comunal Pablo Moreno advirtiendo sobre un “presunto delito doloso”.
A partir de la presentación que 67 vecinos realizaron en el Concejo Deliberante para que se sancione al intendente Pablo Moreno por presuntas irregularidades administrativas, Santa Rosa se convirtió en escenario de cruces que terminaron de caldear la tranquilidad del pueblo norteño. El jefe comunal cuestionó a los firmantes por infamias, difamaciones y hasta “presunto delito doloso”. Dos de los que notificaron en su contra dieron marcha atrás y aseguraron haber sido forzados a firmar, denuncia que recayó sobre una ex funcionaria que busca desvincularse del tema. Y en respaldo a Moreno, otro grupo de pobladores acusó de “calumnias e injurias” a un edil de la oposición.

Institucionalmente, la historia que rodea al pedido de sanción comenzó a escribirse el 23 de febrero, cuando ingresó al recinto legislativo la nota firmada por 67 vecinos de la localidad. A lo largo de 16 puntos, se solicitaban informes sobre las condiciones fiscales, tributarias, impositivas y de relaciones laborales en que se desarrollaron las actividades comerciales en distintas dependencias que integran el Complejo Río Conlara (quincho, cabañas y cantina). También se cuestionaba la inscripción del Municipio como empresa constructora y se denunciaban presuntas irregularidades en loteos, venta de inmuebles, estafas virtuales a contribuyentes y “reiterada negligencia” en la prestación de servicios.

La ristra de acusaciones cobró rápidamente estado público, aún antes de que el Concejo enviara la correspondiente notificación a Moreno. Enseguida se escucharon los primeros comentarios que más tarde se plasmaron en papel, con la rúbrica de dos jóvenes de apellidos Arias y Freytes. Uno reconocía no haber leído el petitorio y otro aseguraba haber sido forzado a firmar en contra del jefe comunal, y pedían que se los elimine del listado. Por ser menores de 21 años, la solicitud luego fue reforzada por sus padres.

Recién el viernes pasado el Concejo notificó al Intendente para que responda, en un plazo de quince días, a todos los ítems planteados por los vecinos. La decisión fue aprobada por mayoría: los radicales Alberto Díaz, Carolina Ramello y la presidente del cuerpo, la justicialista Carina Bulacio, votaron a favor. Del otro lado quedaron Liliana Martinez y Carlos Altamirano, ambos del PJ, quienes solicitaron que antes se investigue el caso del joven que habría sido obligado a estampar su nombre en la primer nota. Las miradas se posaron sobre Ivette Campot, ex funcionaria municipal y propietaria de la casa donde Arias y Freytes tomaron contacto con el petitorio.

Vecinos y funcionarios enfrentados

“Dicen que a uno de los chicos le ofrecí trabajo para que firme, que abusé de su confianza y que me tienen que denunciar por acciones criminales. Es cierto que la nota estaba en mi casa, pero yo estaba de viaje cuando ellos firmaron. Creo que el intendente está buscando chivos expiatorios para desviar la atención. Así como se lo dije a los concejales, se lo digo a él: si tiene pruebas en mi contra, que me denuncie en la Justicia. Ya quedó claro que uno de los chicos pidió perdón y el otro reconoció que en el Municipio lo hicieron firmar otra nota en contra mío. No entienden que una sola firma ya es motivo para investigar”, aseguró Campot en diálogo con El Diario.

Casi al mismo tiempo los ediles recibieron otra nota también firmada por vecinos, esta vez, en respaldo a Moreno y apuntando a un edil opositor. “Solicitamos que de manera urgente se suspenda al concejal Alberto Díaz por injurias y calumnias públicamente y luchar a favor de la división de nuestro pueblo”, señala el pedido escrito a mano. La respuesta no se hizo esperar: “El Concejo no tiene atribuciones para aplicar ese tipo de sanciones. Está claro que deberían haber recurrido a la justicia penal y que hay un tinte político detrás. Simplemente se me acusa de ser opositor, lo cual no es ningún delito”, afirmó el edil. La nota pasó a archivo.

Ese mismo día, en el recinto se leyó una nota del Intendente en la que apunta contra los firmantes y, aunque sin nombrarla, a Campot. Moreno habla de infamias contra su persona, cuestiona la nota “difamatoria” y “obtenida por métodos fraudulentos”, y advierte la posibilidad de un “presunto delito doloso”. Cierra con la aseveración de que las denuncias son de orden “estrictamente político y mezquino”.

Díaz adelantó que el cuerpo se encuentra en etapa de investigación y que, a la espera del descargo de Moreno, están analizando la documentación entregada por los vecinos denunciantes. También dijo que visitarán todos los inmuebles cuestionados junto a la Jueza de Paz local y que el caso será llevado adelante con todo el asesoramiento legal necesario.

Comentá la nota