Santa Fe registra altos niveles de arsénico en agua para consumo

Santa Fe registra altos niveles de arsénico en agua para consumo
El Ingeniero Hugo Orsolini detalló a Sin Mordaza la situación de determinadas poblaciones en cuanto a la provisión y a la calidad del vital recurso. Datos en mano, el entrevistado reconoció que distintos análisis realizados revelan que el agua no es apta para el consumo. La salud de los santafesinos, expuesta a severos riesgos.
Alrededor de un 60 por ciento del territorio santafesino (casi toda la franja oeste) posee altos niveles de arsénico en el agua, lo cual pone en serio riesgo la salud de quienes la consumen.

Se trata de poblaciones que "no son asistidas por el Estado santafesino y que desde hace años consumen agua fuera de norma", aclaró el secretario de Aguas, Hugo Orsolini.

¿Qué tipo de agua consumen los santafesinos?

Consultado sobre la situación que enfrenta Santa Fe en torno al porcentaje de agua segura para ser consumida, el Ingeniero Hugo Orsolini explicó a Sin Mordaza que "hay un grupo de poblaciones (15) que está siendo asistida por el Estado provincial, las cuales reúnen un 60 por ciento de los habitantes, a quienes se les presta un servicio ajustado a la norma que incorpora la ley 11.220. En el resto de las poblaciones (347) existen problemas de calidad de distinto grado".

"El seguimiento que hace el Enress estima que hay un grupo de 48 poblaciones que presenta agua de calidad prácticamente inacatable; otro grupo de poblaciones (70) donde hay agua de calidad regular, es decir que hay algunos parámetros que están por fuera de los valores admitidos por la norma de aplicación; y otros dos grupos, de 54 y 64 poblaciones que tienen distintos tipo de problemas", detalló el secretario de Aguas.

En ese marco, el funcionario indicó que "nos preocupa el grupo de 48 poblaciones, que es el que se ha previsto abordar de inmediato. En éste se trata de poner en funcionamiento una política de saneamiento provincial partiendo de la base de que el agua es un derecho humano y un bien social, no comercial. Con ello se pretende desarrollar un nuevo modelo que ponga en igualdad de condiciones al 60 y al 40 por ciento de los anteriores grupos mencionados".

Objetivo: dotar a toda la Provincia

Para llegar con agua potable a todo el territorio provincial, el funcionario explicó que "hay que planificar la construcción de acueductos. Actualmente hay 12 sistemas de acueductos ya proyectados en Santa Fe, de los cuales uno de ellos no tiene la toma en el río Paraná: se trata del acueducto Noroeste, al firmarse un acuerdo con Santiago del Estero para tomar agua del río dulce, potabilizarla y trasladarla a ambas provincias".

Asimismo, detalló que este sistema de acueductos tiene tentativamente un desarrollo de fuertes inversiones y en un período de construcción, estimado en 15 años.

Para dotar a estas poblaciones durante ese lapso de tiempo, Orsolini explicó que "se han propuesto tres programas: el primero, corregir las calidades de agua instalando nuevas plantas o modificando las existentes con nuevas funciones; el segundo, mejorar las instalaciones en general -tales como las redes de distribución- ya que hay falencias en varias poblaciones; y el tercero construir instalaciones para aquellas localidades que no las tengan, que son 75. Estas se caracterizan por ser poblaciones que consumen agua a través de un bombeador que pone la familia en su vivienda".

El valor de los acueductos

"Hay un acueducto que se está terminando: el acueducto centro. Y hay otros tres que se licitaron en 2007, luego se suspendieron sus licitaciones y, actualmente, se reabrieron las licitaciones", dijo Orsolini.

Redes de agua potable en Santa Fe y Rosario

Más adelante, Orsolini aseveró que "hay dos situaciones a distinguir: en la ciudad de Santa Fe hay un área que posee instalaciones para distribuir agua pero quizá, por la infraestructura que falta, provoca que el servicio que se recepta no sea el adecuado; y hay otra área donde falta la obra para proveer el servicio.

Silenciosa amenaza

Finalmente, el entrevistado se refirió a los componentes encontrados en el análisis del agua que consumen las 48 poblaciones santafesinas. "En esos estudios se encontró arsénico. En el taco de la bota (de la Provincia) se han incrementado los nitratos, un componente dañino como el arsénico y causante del PB azul. Los otros componentes históricos son el hierro, en el norte, el manganeso, y el flúor. Todas las correcciones que se puedan producir en las plantas potabilizadoras y de distribución nos permitirán mejorar el suministro".

Los riesgos

El problema principal es que la presencia de arsénico en el agua pasa desapercibida si no se hacen los estudios correspondientes. Incluso, ni siquiera al hervir el agua se puede eliminar el tóxico.

La enfermedad causada por el arsénico en el agua se llama "Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico" o HACRE. Los síntomas son lesiones en la piel, tumores malignos cutáneos y en oportunidades cáncer en órganos internos como el pulmón, estómago y vías urinarias, entre otros.

"Los síntomas de esta enfermedad comienzan a aparecer después de varios años de ingestión continua de agua con alto contenido de arsénico. Las manifestaciones en la piel consisten en primera instancia en un aumento de la transpiración en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, que se ponen rojos y pican; luego se engrosa la piel de esos sitios y aparece una pigmentación oscura, especialmente en el tórax y el abdomen, salpicada por manchas blancas", explican desde la Sociedad Argentina de Dermatología.

Algunos números

-En materia de enfermedades hídricas, Argentina registra un 8,75 por ciento; mientras que Santa Fe un 9,84, es decir que supera la media del país.

-En materia de enfermedades intestinales, el país registra 5, 74 por ciento, mientras que Santa Fe alcanza el 6, 97 por ciento. Otra vez, supera la media del país.

Comentá la nota