En Santa Fe pelean dos presidenciables con rasgos comunes.

Reutemann y Binner no admiten sus planes para 2011, pero lo que pase mañana los condicionará.
Aunque son los dos grandes rivales de las elecciones en esta provincia, el gobernador Hermes Binner y el senador Carlos Reutemann tienen varias cosas en común. Los dos integran la lista de presidenciables para 2011. Los dos evitan explicitar sus planes para llegar a la Casa Rosada. Los dos saben que el resultado de los comicios de mañana será decisivo para el futuro de esos proyectos.

"El que gane acá quedará en una grilla de cinco o seis personas con posibilidades", concedió Reutemann, que busca renovar su banca en el Senado. El senador Rubén Giustiniani, primer candidato del frente socialista que lidera Binner, también fue cauto al proyectar los resultados más allá de mañana: "Un resultado favorable será un empujoncito para que se vea lo que estamos en condiciones de hacer a nivel nacional".

Pero al margen de la moderación de las declaraciones, en los entornos del gobernador socialista y del ex piloto de Fórmula 1 ya se empezó a diagramar el camino que cada uno de ellos deberá recorrer para suceder a la presidenta Cristina Kirchner. De las candidaturas, coinciden en ambos sectores, sólo se podrá hablar a mitad de 2010.

"La gran carta de presentación de Binner es una buena gestión en Santa Fe. Por eso, para nosotros va a ser fundamental no descuidar la provincia", explica a LA NACION uno de los arquitectos del proyecto Binner 2011. "El tendrá que nacionalizar su discurso y posicionarse de a poco, pero mantener siempre una buena relación institucional con la Casa Rosada", agrega.

En el reducido círculo de consejeros del gobernador, saben que para conocer las posibilidades reales del proyecto será crucial el resultado electoral de Mendoza: el vicepresidente Julio Cobos es el otro gran candidato del espacio que el socialismo comparte con la UCR y la Coalición Cívica. "Cobos arranca con un nivel de conocimiento mucho mayor", admiten.

Binner y sus colaboradores coinciden en que, para pelear con posibilidades contra el peronismo, habrá que fortalecer al Acuerdo Cívico y Social en el Congreso. "Hasta ahora, sólo se discuten candidaturas", suele quejarse el gobernador.

En las huestes de Reutemann también tendrán un ojo puesto en los resultados de otra provincia, Buenos Aires. "El piensa que aunque Kirchner [Néstor] gane va a salir muy debilitado, lo mismo que Scioli [Daniel]", cuentan cerca del senador. "Con De Narváez [Francisco] tiene buena relación, pero no se va a jugar con un solo dueño; ahí lo que cuenta son los intendentes", agregan.

Como no concibe ir por fuera del PJ, al ex piloto de Fórmula 1 lo desvela la forma en que se dirimirá la interna en el partido. "El presidente es Kirchner y el vice, Moyano [Hugo], que cada vez que puede me tira con un Scania", suele comentar Reutemann. De todos modos, en el entorno del senador imaginan que gobernadores e intendentes terminarán por apoyarlo a él, "que es el único que les puede garantizar un triunfo en primera vuelta".

Aunque dice que sólo piensa en las elecciones de mañana, Reutemann se encargó de tirar por anticipado un dardo contra Cobos, a quien imagina como su gran rival en 2011. Para meter un poco de ruido en la interna radical, el ex corredor de Fórmula 1 dijo que veía con buenos ojos una candidatura presidencial del senador Ernesto Sanz, el candidato que podría darle la victoria al vicepresidente en Mendoza.

Comentá la nota