Santa Fe inició un período sin clases en todos los niveles hasta el 27 de julio

La medida adoptada por los ministerios de Salud y de Educación tuvo la adhesión de las distintas universidades que funcionan en la ciudad. También los jardines municipales y el Liceo. Funcionamiento especial de los comedores. El turismo sufre un fuerte efecto por la expansión de la pandemia.
"La temporada turística de invierno será prácticamente nula" dijo Daniel Bustamante, operador turístico y presidente del Centro Comercial local que admitió una caída de toda la actividad producto de la expansión de la pandemia de gripe A.

Hasta el momento, según Bustamante, es nula la reserva de pasajes y lo único que sigue en pie son los viajes al exterior, especialmente en materia de negocios.

En tanto, desde hoy rige la suspensión de clases en toda la provincia, Liceo Municipal y las universidades locales del Litoral, Católica y Tecnológica.,

La ministra de Educación, Elida Rasino, dispuso la suspensión de clases en la provincia de Santa Fe hasta el 25 de julio para prevenir el avance de la epidemia de gripe A. Además, anunció que los establecimientos permanecerán abiertos, que se planificarán y organizarán actividades para sostener la actividad pedagógica y la implementación de viandas en las escuelas con comedor.

A través de la resolución Nº 1111, la cartera educativa resolvió suspender "todas las actividades del Ministerio de Educación que impliquen aglomeraciones de personas en espacios cerrados y por un tiempo prolongado" y los criterios de trabajo "para el sostenimiento de la actividad pedagógica".

Estas medidas, fueron tomadas luego de considerar "las recomendaciones del Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe" de evitar las aglomeraciones de gente, dado que "la transmisión del virus se produce por contacto interhumano y que la epidemia tiene un perfil caracterizado por una muy alta tasa de ataque, fundamentalmente en la población de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Desde la cartera sanitaria sostienen que "las estrategias de distanciamiento social han probado ser las más efectivas en la disminución de esta clase de ataque" y que "la disminución del número de afectados redundará en mejores resultados de salud en su conjunto, al preservar la capacidad operativa de los servicios de salud en la época invernal".

En ese sentido, la resolución ministerial sostiene que "los alumnos no asistirán en forma regular y sistemática durante el período establecido"; no obstante, los establecimientos "permanecerán abiertos y el trabajo administrativo, pedagógico y de servicio continuará su desarrollo, debiendo los docentes, no docentes y personal de servicio, tomar las previsiones sanitarias necesarias y el distanciamiento social pertinente mientras se encuentren" trabajando, precisó.

En tanto, para que los estudiantes no se retrasen con los contenidos, el personal directivo y docente "planificará y organizará las actividades de forma tal que garanticen el acompañamiento pedagógico a los alumnos según cada contexto institucional; y organizará actividades vinculadas a los proyectos particulares de la institución o enmarcados en propuestas jurisdiccionales en curso; y demás actividades que se consideren necesarias para dar sustentabilidad a la acción pedagógica, institucional y de mantenimiento y servicios", establece la resolución.

Asimismo, "en los casos que la institución escolar cuente con servicios alimentarios, los mismos continuarán su funcionamiento elaborando las viandas en el lugar habitual, las cuales deberán ser retiradas por el alumno o algún miembro de su familia", indica el documento.

Las medidas adoptadas para el período de suspensión de clases, decidido por la epidemia de Gripe A, fueron evaluadas con los representantes de los sindicatos docentes de toda la provincia.

Tanto Rasino como el ministro de Salud, Miguel Ángel Cappiello, coincidieron en señalar que "sería prudente" que las universidades privadas también suspendieran el dictado de clases. Ambos funcionarios participaron esta mañana en Rosario de la rueda de prensa junto a la secretaria de Salud provincial, Débora Ferrandini, y el secretario de Salud de la Municipalidad de Rosario, Luis Dimenza, donde se anunció la suspensión de clases por el avance de la gripe A.

Rasino aclaró además que "las escuelas no se cierran" porque "la actividad general laboral en la provincial no se suspende; por lo tanto, todos los trabajadores seguirán asistiendo a sus trabajos con normalidad a excepción de aquellos que estén enfermos".

También señaló que "ante la sucesiva situación de algunas escuelas que presentaban casos de gripe A y se cerraban aulas o se suspendían las clases en la escuela, la semana pasada recomendamos a los docentes elaborar cartillas de trabajo para que los alumnos puedan desarrollarlas en sus hogares y en el caso de los comedores que preparasen viandas frías para que los papás o los propios chicos pasaran a retirarlas".

Rasino explicó que "en realidad de lo que aquí se trata es que no se concentren 500 o mil alumnos en forma simultánea dentro de la escuela, pero esto no implica que el niño no pueda retirar su tarea y volver al día siguiente a la escuela con el trabajo realizado. Nosotros habíamos hecho este tipo de recomendaciones presumiendo que podíamos pasar en algún momento a una fase diferente de abordaje de la enfermedad y no queríamos que las escuelas quedaran desprovistas de una estrategia", explicó.-

Comentá la nota