Santa Fe por encima de la tasa nacional de pobreza e indigencia.

El relevamiento determina que en el país, existen seis millones de argentinos pobres. Las sospechas de los datos, que toman como base el relevamiento de precios que realiza el Instituto. Los indicadores extremos en el país.
La tasa de pobreza de la Argentina se ubicó a 15,3 por ciento al cierre de 2008 y la de indigencia en 4,4 por ciento, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). En el Gran Santa Fe los indicadores están por arriba: 16,2% de pobreza y el 5,8% de indigencia.

Debido a los problemas que se habían suscitado en el Indec durante el segundo semestre de 2007, la base de comparación no es homogénea y por lo tanto no se puede realizar una evaluación con respecto a ese período. Para salvar el bache estadístico, el Indec había agrupado como semestre al IV trimestre de 2007 y al I trimestre de 2008, armando un semestre ficticio, donde la pobreza se había ubicado en 20,6 por ciento y la indigencia en 5,9 por ciento.

Ante esta situación, el anterior dato que sirve para establecer un punto de evaluación, es el IV trimestre de 2006, cuando la pobreza afectaba al 26,9 por ciento de los ciudadanos. En consecuencia, en dos años la pobreza se redujo en 11,6 puntos. Los datos corresponden a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que se elabora en 31 aglomerados urbanos. Por lo tanto, sobre este universo, el Indec precisó que existen 3.754.000 personas que viven en 757.000 hogares. En ese conjunto, 246.000 hogares donde viven 1.088.000 personas, son indigentes. Si se evalúa sobre una población total estimada en 40 millones de personas, el 15,3 por ciento significa que más de 6 millones de argentinos son pobres, de los cuales 1.600.000 son indigentes.

El resultado de pobreza e indigencia se realiza desde los valores de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) que elabora el Indec en base a la evolución de los precios al consumidor. Los cuestionamientos acerca de la metodología que aplica el Indec para calcular la variación de precios ponen en duda también la certeza de los datos sobre pobreza en indigencia.

La CBA mide la línea de pobreza e incluye servicios y alimentos básicos para la subsistencia de una familia tipo durante un mes. En tanto que la CBA, mide la línea de indigencia y está compuesta exclusivamente por alimentos esenciales para la manutención de un matrimonio y dos hijos.

Según el Indec, la CBT alcanzó un valor de 979,85 pesos al cierre de 2008, lo que implicó un alza anual de apenas 2,58 por ciento. En tanto, la CBA tuvo un valor de 444,04 pesos, con un alza de sólo 0,42 por ciento, a lo largo del año anterior.

Algunos datos

Siempre según estos datos del Indec, en el segundo semestre del 2007, Santa Fe tenía un 18% de personas en situación de pobreza y un 5,9% en indigencia, pasando a finales del 2008, a 16,2 y 5,8%.

En el Gran Rosario, el año pasado la pobreza alcanzaba al 13,7% de las personas y la indigencia al 6,6%, contra el 13,6 y 4.9%, respectivamente, en el 2007.

En el Gran Paraná, en tanto, para el Indec, el 11,7% vive en la pobreza y el 4% en la indigencia a fines del 2008, contra el 12,4% y el 2,4% de finales de 2007.

Entre los aglomerados medidos, Río Gallegos es el que observa menor cantidad de porcentaje de pobreza e indigencia: 2,2 y 0,5%, respectivamente.

En la otra punta, Posadas observa el mayor indicador de pobreza con el 32,%, seguido por el Gran Resistencia con el 30,%. En indigencia, primero está Gran Resistencia con el 11,2 y luego Posadas con el 10,2%.

En cifras

15,4% de la población urbana argentina vive en situación de pobreza.

4,4% de la población se encuentra en indigencia.

3.754.000 personas son las que se ubican por debajo de la línea de pobreza.

1.088.000 personas viven en calidad de indigentes.

979,85 pesos es el ingreso mínimo previsto para una familia tipo, a fines de diciembre. Debajo de ese ingreso, se la considera pobre.

Nuevo indicador de precios

El Centro de Finanzas Buenos Aires City difundió ayer una reconstrucción de la serie de inflación minorista realizada por la ex directora del Índice de Precios al Consumidor (IPC), Graciela Bevacqua, y el economista del Cedes, Nicolás Salvatore, a partir de datos privados y de la provincia de Mendoza. Bevacqua fue desplazada de su cargo en enero de 2007, cuando el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tomó el Indec.

El informe de la especialista concluye que la inflación anual habría sido del 23 % en 2008 y del 25,7 % en 2007. Tales cifras contrastan marcadamente con las oficiales, que informaron el 7,2 % en 2008 y el 8,5 % en 2007.

Según Buenos Aires City, en enero se habría registrado un incremento de precios del 1,5 %, y en febrero, del 0,9 %. La proyección para todo 2009 alcanzaría 15 %, en caso de que no se registre una megadevaluación poselectoral.

Según el informe, en 2006-2008, “la política antiinflacionaria del Gobierno, basada en la intervención del Indec y en acuerdos de precios, no fue sólo altamente ineficaz, sino que generó el efecto contrario al del target de política económica del Gobierno: la tasa de inflación minorista acumulada entre octubre de 2006 y diciembre de 2008 superó cómodamente el 50 por ciento”.

Comentá la nota