Santa Cruz a la vanguardia de la energía limpia

La noticia causó alegría en las autoridades de la ciudad, Osvaldo Maimo quien al momento de anoticiarse de lo sucedido en la Antártida y ver el nombre de Pico Truncado inscripto en el MAEL I, dijo que “esto demuestra que hoy la Planta Experimental de Hidrógeno ha dado a conocer el trabajo que se está desarrollando aquí. Y que nos reconocen como iniciadores de la era del Hidrógeno en la Argentina”.
“Este tipo de proyectos no se inician ni se hacen solos, aquí hay un grupo de personas que lo hacen posible y el Estado, tanto nacional, provincial como municipal hacen aportes fundamentales y a través de la Asociación el privado también aporta al proyecto y el plantel científico y técnico pone sus conocimientos para ejecutarlo, algunos dirán que es ambicioso, yo digo que hoy nosotros estamos mirando el futuro, así como en algún momento fuimos los primeros en tener una Planta de Gas, la más grande en Latinoamérica, hoy somos la Primer Planta Experimental con una proyección latinoamericana”, manifestó el Jefe comunal truncadense.

Seguidamente Maimo expresó que “en los primeros días del año nos enteramos que el MAEL I ya se encontraba en la zona antártica, más precisamente en la Base Esperanza (Base Antártica Argentina). Esta nota aparecía en el Diario Clarín donde se hace mención al interés científico que tiene este proyecto ya que con este electrolizador, se pretende suplir los combustibles focales por combustibles sencillos para producir energía limpia”. Detallando a continuación que “a estas conclusiones se llega porque en cualquier utilización del hidrógeno como combustible, su desecho final es la producción de vapor o sea agua”. Puntualizando que “en la Antártida el agua es inagotable y la producción de la energía a través del viento con generadores eólicos de última generación, también es inagotable. Si no existiera el viento por ciertos momentos se utilizaran paneles solares para producir energías”.

“Este es el Primer Módulo de Energía Limpia desarrollado totalmente por argentinos, que surge del trabajo conjunto entre el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), la Planta Experimental de Hidrógeno de Pico Truncado, la Asociación Argentina del Hidrógeno y la Escuela Superior Técnica del Ejército y está destinado a proveer de energía limpia a sitios aislados – pero puede usar cualquier otra energía renovable – para poder producir y almacenar hidrógeno y oxígeno a 30 br sin usar compresores”, indicó el Intendente de la ciudad de la zona norte de Santa Cruz.

En la Antártida, el MAEL I captará la energía del viento para producir hidrógeno que será utilizado para calefaccionar ambientes, para la cocción por horno u hornallas, hacer funcionar motores a hidrógeno, en celdas de combustible PEM para computadoras y televisores, o almacenarlo. “Lo importante es que el resultado final es agua, en todo el ciclo no hay contaminación porque se aprovecha la energía del viento, y el resultado final es agua o vapor”, explica el licenciado Ricardo Lauretta del departamento de Ingeniería Mecánica del ITBA, que coordinó a sus alumnos para poder desarrollar el MAEL I.

Con la puesta en marcha del primer Módulo Argentino de Energía Limpia, la Argentina se convierte en el segundo país en instalar equipos de hidrógeno en la Antártica, lo que le da un plus de beneficios a la hora de cuidar el medio ambiente que los rodea.

Comentá la nota