Santa Cruz tiene un potencial minero para cien años

Así lo sostuvo el presidente de la Cámara Minera de Santa Cruz. Horacio Gabriel destacó la potencialidad de la minería en la provincia. Sobre el medio ambiente aseguró que hoy contamina más un basural a cielo abierto "que cómo se trabaja en el yacimiento".
Una veintena de empresas dedicadas a la minería en la provincia decidieron consolidar la Cámara Minera de Santa Cruz, para lo cual designaron su nuevo presidente: Horacio Gabriel, gerente de relaciones comunitarias de Minera Triton, a cargo de Manantial Espejo.

Gabriel, en diálogo días atrás con una emisora local, explicó que la cámara está integrada por 21 empresas mineras y que el objeto de la misma "que está en plena fundación" es lograr "aumentar el poder de negociación de las empresas".

El representante de las empresas destacó que "La minería en Santa Cruz está creciendo muy rápidamente y hay un potencial enorme. De hecho este año que pasó fue la provincia con mayor nivel de exploración minera, superando a San Juan cuyo desarrollo está cimentado en la minería".

Ese potencial que tiene la provincia, sobre todo en la zona central, está fundamentalmente en lo que es el Macizo del Deseado, donde prácticamente no hay otra actividad económica posible, en este momento, "lo que le da una perspectiva bastante interesante a la provincia".

Para el caso de Manantial Espejo, empresa en la que se desempeña Horacio Gabriel, el yacimiento tiene una factibilidad de 10 años, "pero el potencial de la región es sumamente alto. Todo el macizo central, partiendo de la ruta 25 que va de Gregores a San Julián como límite Sur hasta el río Deseado como límite Norte, toda esa franja central es una zona con altísima mineralización, una gran cantidad de yacimientos que están, muchos de ellos, en estudio, otros en prefactibilidad y algunos en explotación. Por eso nosotros pensamos que hay para más de cien años de minería" indicó.

La función de la Cámara

En ese contexto las empresas deben necesariamente organizarse, "y ese el fundamento de la creación de la cámara, tanto para relacionarse con el poder público de los diferentes niveles y también para relacionarse fundamentalmente con los trabajadores y para interactuar en las políticas mineras".

Además, el Ejecutivo aseguró que van a trabajar para evitar "algunos ataques que usualmente ocurren a las actividades extractivas", agregando que "la actividad minera es una actividad bastante discutida".

Dentro de este contexto de debate, para Gabriel en la región central "yo creo que la discusión es mínima en ese sentido, porque realmente no hay alternativas económicas de generación de riquezas privadas, excepto alguna actividad ganadera que está intentando resurgir, pero que en la zona central no ha podido volver a insertarse en el ámbito productivo todavía".

Agregó Gabriel que "la minería viene a ocupar esos espacios que no ocupaba ninguna actividad privada, sólo el Estado a través de la obra pública sostuvo el nivel de empleo. Entonces desde ese contexto la actividad resulta muy importante para esta región central".

Como un ejemplo de ello, el empresario destacó que Gregores es el centro mismo de la geografía minera de Santa Cruz y está desarrollándose a partir de los proyectos que ya están en producción y "ello ha llevado a duplicar su población en los últimos tres años".

Impacto de la crisis

Gabriel admitió que el impacto de la crisis internacional fue "muy fuerte al principio" y ahora está en una meseta, en función de la caída de los precios de los metales "sobre todos aquellos, como la plata, que tienen un uso industrial". No así el oro que al ser utilizado como reserva por los países, mantiene su valor.

En el caso de Minera Triton, que produce plata, su valor bajó un 30% promedio, ya que se usa en un 90% para la industria y la baja del consumo "ha llevado a que los precios caigan y que no haya un horizonte inmediato de incremento, este año va a ser bastante complicado".

Medio Ambiente

Sobre el impacto ambiental que pueda producir la minería, Horacio Gabriel aseguró que hay una ley ambiental para la minería "que no existe en otras actividades" y que muchas de las críticas tienen que ver con la falta de controles. "Nosotros pedimos ese control en forma permanente y además tenemos un control directo: la comunidad" que hace visitas guiadas todo el tiempo. "Llevamos a la comunidad al yacimiento, nos permite mostrarles cómo estamos trabajando y que realmente no hay un riesgo ambiental cierto".

Finalmente, Horacio Gabriel destacó que "muchas veces las críticas sobre las posibilidades de contaminación de las empresas mineras están vinculadas al pasado, cuando en realidad se trabajaba de forma diferente, se utilizaban otros tipos de sustancias o están vinculadas a un objetivo de tipo político".

Pero aseguró que cuando las poblaciones cercanas conocen el funcionamiento de la mina "se dan cuenta que en realidad los yacimientos contaminan mucho menos que el pueblo: es mucho más riesgoso el basural o la planta de tratamiento de Gregores que cómo trabaja el yacimiento" concluyó.

Cuando la gente lo conoce, el temor de la gente se manifiesta más por cuestiones sociales que ambientales. "la gente se preocupa por el impacto, la renta, de cómo lograr que haya más empleados locales, mucho más que la cuestión ambiental".

Comentá la nota